Apoya Bon Jovi a trabajadores

64

El restaurante del rockero, ubicado en Nueva Jersey, ofrece comida gratis.

 
 
POR: GABRIELA TORRES ORTEGA
CANCÚN, Q. ROO.- Una de las particularidades por las que se ha caracterizado Bon Jovi a lo largo de más de dos décadas, es por su afecto hacia las causas sociales.
 
En esta ocasión, anunció que el pasado lunes, su restaurante JBJ Soul Kitchen, ubicado en Red Bank, Nueva Jersey, proporcionaría comida gratis a los trabajadores federales y a sus familias, los cuales se han visto afectados por el cierre de gobierno (también conocido como “shutdown”).
 
“Siendo congruentes con nuestra misión, los trabajadores federales están invitados a acompañarnos y disfrutar de una deliciosa comida, además de aprender adicionalmente sobre los recursos que hay en nuestra comunidad. Nuestra locación es muy accesible en el transporte público y se ubica a una cuadra de la estación de tren Red Bank”, expresaban en un comunicado en redes sociales.
 
Las comidas son parte de una asociación con la organización del gobernador Phil Murphy, The Phil and Tammy Murphy Family Foundation.
 
El restaurante cuenta con un concepto muy particular y especial. Funciona como una especie de trueque, pues en dicho lugar los clientes son libres de pagar lo que consideren que cuesta el platillo (se sugiere un mínimo de 10 dólares por persona) y pueden hacerlo de diferentes maneras, con una donación o hacer trabajo como voluntarios para cubrir el costo de sus alimentos.
 
El lugar abrió en el año 2011 con el objetivo de “borrar” las fronteras y las clases sociales, además de concientizar a la gente sobre temas como el hambre, la pobreza y la desigualdad. En el menú que se ofrece cada día, los comensales tienen varias opciones para elegir en el primer plato, el segundo plato y el postre, además de ofrecer pan y bebida, té o café.
 
En alguna ocasión, el rockero comentó que “hay que entender que aquellos que pasan necesidades, no tienen la oportunidad de ir a un restaurante”.
 
CUADRO
¿Qué es el cierre de gobierno?
En Estados Unidos, la Cámara de Representantes y el Senado tienen que aprobar distintos presupuestos para las agencias federales para que el presidente de la nación los firme y se conviertan en ley.
 
En esta ocasión, existe una disputa por el muro, ya que el presidente Donald Trump insiste que son necesarios 5 mil 700 millones de dólares para enfrentar una “crisis humanitaria y de seguridad” en la frontera sur, mientras que los demócratas insisten que el muro es un desperdicio de dinero que tendrán que pagar los contribuyentes.
 
Este cierre parcial (que es el más largo en la historia de la nación del norte y lleva ya dos meses), ha afectado a alrededor de 800 mil de los 2.1 millones de trabajadores federales que no cobran mientras permanecen cerradas algunas dependencias gubernamentales.