Entra el PRD en terapia intensiva

73

Actualmente depura su padrón y alista reformas a sus estatutos.

LAURA CRUZ

CHETUMAL, Q. ROO.- El Partido de la Revolución Democrática (PRD) enfrenta en la entidad la peor crisis que haya experimentado desde su fundación en 1989. Y aunque entre sus propios dirigentes hay quienes auguran su desaparición, la militancia de a pie lucha porque esto no suceda exigiendo a su dirigencia implementar una transformación a fondo que le permita seguir vigente más allá de los próximos comicios electorales.

Carlos Vázquez Hidalgo, representante del PRD ante el Consejo General del Instituto Electoral de Quintana Roo (Ieqroo) refirió que hasta el momento el partido del sol azteca en el estado no ha recibido indicaciones de cuál será la participación de sus integrantes para ser tomados en cuenta durante el próximo proceso interno.

“Al no haber esta certeza en cuanto a la dirección, mucha gente no se compromete con el trabajo y estamos detenidos en esta situación, lo que a nosotros nos queda es seguir haciendo y difundiendo los principios del partido, haciendo el señalamiento con los nuevos gobiernos de Morena, que vienen siendo los más identificados con el PRD, porque tienen un origen en el mismo PRD como izquierda, hay errores que han estado cometiendo y sobre eso nosotros vamos a tratar de hacer el contraste”, confió.

Por lo pronto, el proceso de renovación de las dirigencias tanto nacionales, estatales como municipales sigue en suspenso, ya que ésta debió realizarse en octubre de 2018 y no se hizo porque en el último proceso electoral federal el partido no tuvo el apoyo de su militancia, ya que de un padrón de siete millones de afiliados a nivel nacional sólo obtuvo tres millones de votos.

Lo mismo ocurrió a nivel estatal, donde el PRD registró una militancia de 90 mil afiliados y sólo votaron 26 mil. Y a nivel municipal se obtuvieron cerca de tres mil votos de los 11 mil supuestamente afiliados. Por tal situación, el PRD se encuentra en un proceso de renovación de su padrón para garantizar certeza en las casillas, pero sobre todo que se refleje con votos en las urnas, superando la pérdida de sus estructuras y la deserción de la militancia para apoyar a candidatos de otros partidos políticos.

“El acuerdo en el último congreso fue que no va a desaparecer el nombre ni el logotipo del partido, pero se puede hacer una transformación en un congreso que está convocado para marzo, para eso se están llevando a cabo diálogos ciudadanos con el tema fundamental, que es la nueva democracia o sistema de partidos y su vinculación con la ciudadanía”.

En opinión del representante del PRD ante el Ieqroo, siguen vigentes los estatutos y la declaración de principios del partido, fundamentales para seguir conservando su identidad como partido de izquierda.

En ese sentido, hizo un llamado a sus correligionarios para hacer dejar sus diferencias y apeló a la conciencia de sus dirigentes, a nivel local y estatal, para hacer a un lado sus intereses personales o de grupo durante el proceso electoral de junio, a costa del desprestigio del partido fundado hace casi 30 años. “Ir nuevamente a la ciudadanía va a ser muy complicado, y lamentablemente por esta misma situación de incertidumbre que tenemos en cuanto a la dirección nacional y estatal no se ha podido echar adelante una estrategia estatal para competir”, admitió Vázquez Hidalgo.

Durante el XV Congreso Nacional de este partido, en noviembre pasado, los perredistas aprobaron solicitar al Instituto Nacional Electoral la organización de esta elección interna, a reserva de que el Ieqroo avale la fecha propuesta. El perredista comentó que serán los días 2 y 3 de marzo cuando se realice el siguiente Congreso Nacional Extraordinario y se dé paso a la aprobación para reformar sus estatutos con el fin de eliminar las corrientes internas que tanto han dañado al partido.