Observan cárceles leve mejoría

73

Cuatro cárceles en el estado recibieron calificación reprobatoria.

 
 
POR: LAURA CRUZ
CHETUMAL, Q. ROO.- Las cárceles de Cancún, Playa del Carmen, Cozumel,Felipe Carrillo Puerto y Chetumal recibieron una calificación reprobatoria por detectarse en ellas sobrepoblación, autogobierno y deficiente seguimiento a los procesos penales de las personas privadas de la libertad.
 
Dicha evaluación fue realizada tanto por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) como por la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo (Cdhqroo), las cuales coincidieron en sus respectivos diagnósticos.
 
Lucio Hernández Gutiérrez, subsecretario del Sistema Penitenciario del estado de Quintana Roo informó que durante el último Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria realizado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos, las cárceles del estado obtuvieron una calificación de 5.04, representando con ello 35 décimas por encima de la calificación obtenida en 2016.
 
A pesar de esa ligera mejoría en la evaluación, el sistema penitenciario de Quintana Roo obtuvo el lugar 27 a nivel nacional, posicionándose cinco lugares arriba en comparación con los resultados de 2016, cuando se ubicó hasta el último lugar con una calificación de 4.69.
 
“Lamentablemente el estado de Quintana Roo siempre se ha mantenido en los últimos lugares en las calificaciones del diagnóstico nacional. En el mes de diciembre la Comisión Nacional de Derechos Humanos notifica al Ejecutivo del Estado el resultado del Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria, realizado concretamente al estado de Quintana Roo en 2017, no es 2018 todavía”, aclaró.
 
El funcionario lamentó que el informe registre un retraso de un año debido al análisis de cada una de las observaciones que suceden al interior de los centros penitenciarios. Sin embargo, consideró que el trabajo realizado antes de que asumiera el cargo sentó las bases firmes para permitir despegar del último lugar a nivel nacional.
 
Ante tan baja calificación, Hernández Gutiérrez hizo el compromiso de redoblar esfuerzos  hasta alcanzar la aprobación en cada uno de los cinco centros penitenciarios que ya están en proceso de aplicar la Ley Nacional de Ejecución Penal, así como velar por la vida de los adolescentes en reclusión mediante la Ley Nacional del Sistema Integral de Justicia Penal para Adolescentes.
 
Por desgracia, reconoció, al interior impera el sistema de autogobierno, lo que dificulta la aplicación de proyectos de apoyo a los internos, por lo que es prioritario la erradicación de esos problemas.
 
Respecto a las personas privadas de su libertad, de acuerdo con el delito el 47 por ciento aún se encuentra bajo proceso y el 53 por ciento restante ya tiene una sentencia.
 
En cuanto a la sobrepoblación, solo el Cereso de Chetumal está dentro del rango permitido ya que su capacidad de albergar a 790 presos no ha sido rebasada, pues actualmente tiene una población de 773 internos.
 
En contraste, el Cereso de Cancún que fue construido para albergar a 997 reclusos, tiene mil 416, lo que representa un serio problema de sobrepoblación que complica la implementación de los programas de reinserción social establecidos por la Ley Nacional de Ejecución Penal.
 
“En el transcurso de este año vamos a certificar Cozumel, vamos a avanzarle para el proceso de certificación del Cereso de Chetumal y estamos avanzando en la certificación del Cereso de Cancún para dignificar la vida en reclusión, porque es el Cereso que más problemática nos trae en el sistema penitenciario de todo el estado”, apuntó.