Peligra industria por bloqueo a vías

78

Protesta de CNTE en Michoacán pega a firmas de vidrio, autopartes y alimentos.

Azucena Vázquez, Charlene Domínguez y Óscar Luna/ Reforma

En los puertos de Lázaro Cárdenas y Manzanillo se prendieron las alarmas, tras los bloqueos de trenes por parte de la CNTE en Michoacán que duran 9 días. Con 170 trenes detenidos, 1.3 millones de toneladas de carga parada según la Asociación Mexicana de Ferrocarriles y barcos que siguen entregando mercancía, pero que no puede salir, diversas industrias están amagadas.

Norma Becerra Pocoroba, vicepresidenta de la Asociación Mexicana de Agentes Navieros (Amanac).reportó 8 mil 200 contenedores con diversos productos e insumos básicos que no se pudieron mover por ferrocarril. Según Amanac, 38 por ciento de los 8 mil 600 contenedores que llegan al puerto de Lázaro Cárdenas se mueve en ferrocarril. A Manzanillo arriban en el mismo periodo 5 mil 200 contenedores; la tercera parte se transporta por tren.

La Cámara Nacional de la Industria Molinera del Trigo advirtió que hay riesgo de desabasto de granos y oleaginosas, insumos necesarios para la fabricación de productos básicos, porque no les están llegando.

Además del maíz, harina, sémolas y soya, se empieza a agravar el abasto para la producción nacional de pan, tortillas, pastas, aceites y grasas. José Zozaya, presidente de Kansas City Southern México, comentó que esta protesta afecta el movimiento de combustibles, materias primas, autopartes, alimentos y otros insumos que tienen como destino la CDMX, el Edomex y la región del Bajío. Otros estados afectados son Nuevo León, Baja California, Sonora, Sinaloa y Nayarit.

Felipe de Javier Peña, presidente de la Comisión de Transporte de Concamin, estimó en alrededor de mil millones de pesos diarios las pérdidas para el sector industrial y alertó de posibles paros técnicos por falta de insumos.

En la industria acerera existe un riesgo inminente de paro de la empresa Ternium en Monterrey debido a la falta de suministro de mineral de hierro procedente de Colima. Según fuentes ferroviarias hay 300 mil barriles de diésel y gasolina detenidos para abastecer a Jalisco.