CIUDADANO DIGITAL

50

Tú algoritmo del algoritmo.

 
 
 
 
Por: José Méndez
En términos prácticos, todo lo que ves en línea es generado por algoritmos. Estos son los códigos de programación que los sitios generan para poder manejar información, ordenarla y predecir comportamientos o contenidos. Desde los resultados de búsqueda hasta las redes sociales, como Facebook (FB), generan algoritmos para poder identificar qué contenido es mejor que otro para ti y para decidir qué contenido te será más relevante.
 
Cuando en tu muro de Facebook aparece algún contenido, ya sea de algún amigo o de alguna página desconocida, es porque el algoritmo así lo definió: ¿cuánta gente con un perfil similar al tuyo ha interactuado con ese contenido, a cuántos de tus amigos les ha gustado, en qué horario se ha compartido, etc.?
 
Son muchas las variables que se toman en cuenta y cada empresa define su propio algoritmo. Éste se vuelve como el cerebro y corazón de la empresa.
 
Es por ello que este tipo de cálculos fueron precursores de un tipo de inteligencia artificial que permitía, tras la gestión de grandes contenidos de información (Big Data), que las máquinas tomaran decisiones.
 
Pero una de las críticas que fueron tomando más relevancia sobre estos mecanismos, es que al centrarse en comportamientos similares, tienden a sugerir contenidos similares.
 
Es decir, que al ver noticias en tu FB o hacer búsquedas en internet, poco a poco el sistema te irá sugiriendo un mismo estilo de noticias con las que te identificarás o con las que tendrás la misma opinión. Pero piensa qué tan prudente o imprudente puede ser que tu fuente de información esté sesgado hacia un mismo tipo de contenido.
 
Si tu algoritmo identifica que tu equipo favorito es el rayado, poco a poco irás viendo contenido únicamente del equipo rayado. Esto probablemente te gustará, pero evitará que te enteres de muchas otras cosas que podrían no sólo gustarte sino ser importantes para ti.
 
Es por esto que lo recomendable es ampliar tu espectro de contenido. Es decir, que debes seguir o interactuar con contenidos o páginas que sean de territorios geográficos lejanos o que sepas que su contenido generalmente no concuerda con tu forma de pensar.
 
Esto hará que los algoritmos se “ensanchen” contigo, y así los fuerces a que te sugieran contenido más variado y “retador”.
 
En el mundo “fuera de línea”, sería el equivalente a que solamente te juntes con tus cinco amigos. Seguramente lo pasarás muy bien, pero dejarás muchos temas relevantes fuera (ya sean de tu agrado o no, pero que son importantes para tu ritmo de vida).