NIDO DE VÍVORAS

53

¿EL QUE tuvo retuvo? En el PRI creen que sí y por eso le apuestan a resurgir de sus cenizas en la próxima elección local.

 
 
 
 
POR: ALBERTO CHUC
Al escucharlos parece como si el mundo les debiera algo: hablan de “recuperar el poder”, algo que estrictamente no es propiedad de nadie, sino de todos; y acusan los defectos ajenos como si no fueran extensiones de los errores tricolores cometidos por décadas.
 
EL PROBLEMA no son las buenas intenciones, sino que la marca está muy desgastada y no se ve que le estén haciendo mejoras, ni siquiera un resane. Sin embargo, ahora que el Revolucionario Institucional es oposición se encuentra en situación ideal para demostrar que es un partido de verdad, de esos que escasean en el escenario político mexicano.
 
SÓLO QUE enfrentan un obstáculo: muchos de sus integrantes o de quienes todavía aspiran a vestir la casaca tricolor, creen que el PRI sigue siendo garantía de prosperidad personal, cuando el ejercicio político debiera estar regido por el interés público.
 
ESA ES la escuela del viejo PRI, que tiene fieles seguidores en siglas como el Partido Verde Ecologista de México y el Partido del Trabajo, por citar dos ejemplos de institutos políticos cuyo ideario puede resumirse no en sesudas teorías sociales, sino en el signo de pesos.
 
ESPEREMOS QUE la reinvención del PRI sea en serio y no una broma de mal gusto. El país necesita de partidos serios y no de chistes como los que luego abundan en la boleta electoral.
***
POR FAVOR, maneje con cuidado, ya ve que estos días ha llovido mucho en la entidad y el pavimento está mojado, además de que hay un peligro extra: los partidos políticos están dando a conocer a sus precandidatos a candidatos a diputados y la lista no para de crecer.
 
ES TAL la abundancia de precandidatos, que se reproducen como gremlins, que resulta más probable atropellar a un aspirante al Congreso que a un ciudadano común. Así de demandadas están las sillas del Legislativo, de las que sólo hay 25 en Quintana Roo, por lo que la competencia se anticipa concurrida.
 
TENGA PACIENCIA, que la proliferación de precandidatos es pasajera en lo que termina la temporada de aspirantes…
***
TODAVÍA NO es definitivo, pero Orgullo por Quintana Roo, la coalición electoral que aspiraba a ser trío podría quedar en dúo: el Instituto Electoral del estado dijo que Encuentro Social no puede formar parte del club junto al PAN y el PRD porque carece de registro, no existe, y como las alianzas no contemplan que uno de sus integrantes sea un fantasma…
 
PERO NO todo está perdido, pues al PES todavía le queda un milagrito pendiente ante el Tribunal Electoral, que de fallar a su favor podría permitirle participar de la lotería del 2 de junio.
 
MIENTRAS TANTO, el PAN y el PRD tendrán que repartir las canicas entre ellos, a la espera de si dejan al PES salir a jugar. Ni hablar, no hay PES.
***
SI EL pasado fin de semana le pareció escuchar escándalo a altas horas de la madrugada, es que así fue: allá por exclusiva zona habitacional de Cancún hubo un festejo bárbaro en el que corrieron el alcohol, los chistes y las risotadas.
 
AL PARECER el motivo de tan sonoro argüende por parte del anfitrión de la pachanga, Carlos lima Carvajal, es su “victoria” sobre la autoridad, que no ha podido hacerle ni cosquillas pese a los muchos dedos acusatorios en su contra.
 
ASÍ SE las gasta el magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Quintana Roo, quien se aferra a la silla no tanto por su amor a la jurisprudencia como a la protección y los beneficios que le da el cargo.
 
CARGO AL que, por cierto, llegó de la mano y gracia de Betito Borge, su ex patrón, quien lo propuso al puesto con la condición de que velara por sus intereses jurídicos una vez que dejara la gubernatura.
 
RECORDEMOS QUE semejante confianza se la ganó don Carlos Lima merced a sus buenos oficios durante su paso por el Registro Público de la Propiedad, desde cuyo escritorio principal cuidó muy bien la red de despojo que repartió bienes patrimoniales del estado entre amigos y familiares de Betito.
 
CON SEMEJANTE muestra de diligencia y eficacia, ¿cómo no lo iban a premiar con una magistratura? ¡Sigamos festejando!