Aprieta EU a Maduro: sanciona a petrolera

60

Suponen castigos golpe económico para chavista, quien impugnará la medida.

Staff Reforma

WASHINGTON.- El Gobierno estadounidense estrechó todavía más el cerco económico sobre Nicolás Maduro. La Administración de Donald Trump, que apoya al “Presidente encargado” Juan Guaidó, impuso ayer sanciones a la compañía petrolera estatal venezolana PDVSA, aumentando la presión sobre el sucesor de Hugo Chávez.

El asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, anunció que las sanciones incluyen la congelación de todos los fondos de PDVSA en Estados Unidos, 7 mil millones de dólares en activos de la empresa, lo que supone un fuerte golpe para el Gobierno de Maduro, de acuerdo con El País.

“Hemos expuesto la corrupción de Maduro y sus compinches y la acción de hoy garantiza que no puedan seguir saqueando los bienes del pueblo venezolano”, señaló Bolton. Las sanciones petroleras pueden plantear otra prueba para el apoyo que la cúpula de las Fuerzas Armadas ha expresado a Maduro, ya que los militares controlan la producción de petróleo en el país.

Tras conocerse las sanciones, el líder chavista anunció que acudirá a la justicia para impugnar la medida. Calificó las sanciones de ilegales, unilaterales, inmorales, criminales y acusó a Bolton de llamar a un golpe de Estado abierto. “Pretende robarnos la empresa Citgo (la filial de la petrolera en Estados Unidos).

Ya he dado instrucciones precisas al presidente de PDVSA para dar inicio a las acciones legales”, aseguró. Sin embargo, el Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, puntualizó que la filial podrá continuar sus operaciones, siempre que sus ganancias se depositen en una cuenta bloqueada en Estados Unidos. “Seguiremos utilizando todas las herramientas diplomáticas y económicas a nuestra disposición para apoyar a Juan Guaidó”, aseguró.

Bolton pronosticó que el líder bolivariano dejará de recibir cerca de 11 mil millones en ganancias petroleras a lo largo del próximo año, la cifra del petróleo que Venezuela vendió al país en 2018, según datos del Departamento de Energía estadounidense y que se traducen en cerca de 409 mil barriles diarios de crudo.

Mientras que Estados Unidos es el primer destino de las exportaciones petroleras de Venezuela, para el país supone apenas un 3 por ciento de su demanda. Hasta ahora, las Administraciones de Barack Obama y Donald Trump sólo habían penalizado al Gobierno y el entorno de Maduro imponiendo sanciones contra altos cargos políticos y judiciales, que tienen bloqueados sus bienes en el país.

Pero no habían tocado el lucrativo negocio del petróleo a pesar de la amenaza de hacerlo. Con esta nueva ofensiva, Maduro empezó una semana de creciente presión, en la que se suma el ultimátum de la Unión Europea, rechazada por el sucesor de Chávez, que le reclama convocar elecciones libres en unos días o si no reconocerá a Guaidó.

Mientras, Guaidó trata de ganar el apoyo de las Fuerzas Armadas y convocó, para mañana y el sábado, nuevas marchas contra la denominada usurpación de la Presidencia venezolana.