Aumentan alertas de Protocolo Alba

53

La zona norte presenta la mayor incidencia con más de 250 casos.

 

IVÁN CADENA

CANCÚN, Q. ROO.- Un total de 363 alertas de Protocolo Alba fueron emitidas durante 2018, aseguró Guadalupe Reyes Pinzón, fiscal especializada en Delitos Sexuales y Contra la Familia.

De acuerdo con la funcionaria, de las 363 cédulas activadas, en cinco casos las mujeres fueron halladas asesinadas, cuatro fueron rescatadas luego de ser víctimas de delito, 323 fueron localizadas con vida y 31 más continúan desaparecidas.

Dicho protocolo fue presentado en mayo de 2017 y desde entonces, la Unidad Especializada ha tenido un crecimiento constante al pasar de 53 alertas emitidas en siete meses de ese año a 270 en el mismo periodo de 2018.

Reyes Pinzón añadió que la zona norte del estado es la que cuenta con más casos de mujeres reportadas como desaparecidas, al presentar más de 250 alertas, aunque aseguró que eso debe a que Benito Juárez cuenta con el mayor número de población en la entidad.

Sobre los recursos de los cuales la Fiscalía Especializada ha sido beneficiada, una vez emitida la Alerta de Violencia de Género, la funcionaria mencionó que han sido invertidos en diferentes proyectos como la compra de refrigeradores para una bodega de evidencias de las víctimas y para dar capacitación a funcionarios.

Al cuestionarle si la capacitación a funcionarios realmente ayudaba a combatir la Alerta de Violencia de Género declarada en para tres municipios del estado, Guadalupe Reyes aseguró que sí y añadió que la mejor forma de erradicar cualquier tipo de violencia es a través de la educación.

Sobre la diferencia notoria que existe entre las carpetas iniciadas de presuntas víctimas de feminicidios en homicidios dolosos y las presentadas por la dependencia que ella dirige, Guadalupe Reyes mencionó que la discrepancia se debe a que en la fiscalía especializada sólo se da seguimiento a las presuntas víctimas de feminicidios.

Asimismo reconoció que actualmente el tema de narcotráfico en el estado también ha sido una línea de investigación en las últimas carpetas de investigación iniciadas, luego de que las últimas mujeres halladas muertas presentaron signos visibles de tortura, situación que es común en asesinatos relacionados con el crimen organizado.