Ponderan la memoria oral

54

El foro convocó, entre otros, a Mardonio Carballo, director de Culturas Populares; Pável Granados, director de la Fonoteca; Gabriela Osorio, presidenta de la Comisión de Cultura del Congreso local, y a la autora Elena Poniatowska.

 

 

 

Por: Yanireth Israde Gonzalez / Agencia Reforma
Cd. de México, México 30-Jan-2019 .-La propuesta para diseñar una Ley de Memoria Oral Histórica de la Ciudad de México pretende saldar la deuda con los excluidos de la palabra escrita, aseveró la diputada Gabriela Osorio, presidenta de la Comisión de Cultura del Congreso de la CDMX.

 

“Una deuda histórica en la que la voz y la oralidad se subestimaron y se dejaron en la marginalidad”, dijo durante la inauguración del foro “Hacia una Ley de Memoria Oral Histórica de la Ciudad de México”, en la Fonoteca Nacional.

 

“La tradición oral”, apuntó Osorio, “debe enriquecerse de nuevos sentidos y ser revalorada en momentos como éstos, porque la palabra hablada es la posibilidad, que me parece fundamental, de dar voz a los sin voz: a los pueblos originarios, a los disidentes, a los que no participaron de la hegemonía y del poder de la palabra escrita”.

 

Pável Granados, director de la Fonoteca Nacional, destacó la palabra escrita que abreva de la oralidad, por ejemplo en los relatos de Juan Rulfo o de Elena Poniatowska, presente en el foro.

 

“Elena ha construido su maravillosa obra literaria sobre los testimonios orales, sobre la memoria que sabe contener la palabra; la obra de Elena es como un gran mural de Diego Rivera, pero un mural que habla, que nos transmite lo que han dicho los personajes de los grandes periodos de nuestra historia, los deslumbrantes personajes de nuestra cultura y de nuestra vida cotidiana.

 

“Y nos ha dado una lección enorme: en los testimonios de la gente hay historia y hay gran literatura; hay belleza en el habla de todos los días y hay personajes excepcionales”, enfatizó.

 

El Secretario de Cultura capitalino, José Alfonso Suárez del Real, reconoció también los aportes de Poniatowska, pilar en su formación con títulos como Lilus Kikus y La noche de Tlatelolco.

 

Por su parte Lilia Rossbach, integrante de la comisión, se refirió a la oralidad como una herramienta fundamental, no sólo para la convivencia, sino también para la supervivencia de la especie.

 

La perfilada Ley de Memoria Oral responde a los temas culturales contenidos en la Constitución Política de la Ciudad de México.