Arman ‘fast track’ para operar pipas

63

Indica titular de SCT que medida busca garantizar abasto de combustibles.

 

Víctor Fuentes y Azucena Vásquez/ Reforma

El Gobierno federal creó una nueva modalidad de autotransporte federal que estará vigente durante un año, para facilitar la operación de la flota de 671 pipas que auxiliarán en el reparto de combustibles en todo México.

 

Javier Jiménez Espriú, Secretario de Comunicaciones y Transportes, publicó ayer un Acuerdo para establecer una modalidad “para la operación y explotación del servicio de autotransporte federal de carga especializada de hidrocarburos”.

 

En el texto sólo se autoriza de Pemex y sus empresas subsidiarias o filiales, “en coordinación” con la Sedena, que está contratando a los 2 mil choferes para las pipas.

 

Aunque refiere varias normas y reglamentos de autotransporte aplicables a esta nueva modalidad, no menciona el Permiso para Transporte de Petrolíferos por Autotanque, que expide la Comisión Reguladora de Energía mediante procedimiento administrativo que puede tomar más de tres meses.

 

Jiménez Espriú justificó la medida con el argumento de la seguridad nacional, y por la orden del Presidente Andrés Manuel López Obrador de garantizar el abasto, en el contexto del combate al robo de combustibles.

 

La Ley de Caminos, Puentes y Autotransporte sólo reconoce tres modalidades de autotransporte federal: turismo, pasajeros y carga, prestados por permisionarios El artículo 12 de la misma ley faculta a la SCT para crear, por vía administrativa, “las modalidades en la explotación de caminos y puentes y en la prestación de los servicios de autotransporte y sus servicios auxiliares, sólo por el tiempo que resulte estrictamente necesario”.

 

En días pasados, el Gobierno anunció la compra de 671 autotanques por 92 millones de dólares, negociada en Estados Unidos por una comisión de secretarios de Estado, aunque el dinero salió de PMI Norteamérica, filial de Pemex que comercializa exportaciones de crudo.

 

Según el Acuerdo, la responsabilidad y los costos de emplacar y mantener las pipas en óptimas condiciones estarán en manos de Pemex, que en agosto de 2018 trató de librarse de este tipo de gastos mediante una licitación para arrendar 322 autotanques, la cual fue cancelada.

 

Especifica que los vehículos tendrán capacidad máxima de 43 mil litros, y deberán contar con dos pólizas de seguro: una con cobertura hasta por 1.6 millones de pesos por responsabilidad civil y daños a terceros, y otro hasta por 900 mil pesos por daño ambiental.

 

También se permitirá que las unidades usen llantas unitarias de base ancha, en lugar de la configuración de llantas duales, y se requerirá que los choferes cuenten con licencia federal tipo E, para transporte de materiales peligrosos.

 

Tras la reforma energética de 2014, las gasolineras pueden contratar su abasto libremente, y en la práctica se surten de tres maneras: con mil 463 pipas de Pemex controladas por el sindicato petrolero, con fleteros privados y, en algunos casos, por autoabastecimiento.

 

Las 671 nuevas pipas parecen tener la misión más amplia de sustituir parcialmente los ductos que llevan combustible hacia las 76 Terminales de Almacenamiento de Pemex, que es de donde se surten las gasolineras.