Hay “crucero” para todos

60

Es considerado una “zona roja” pero impone su historia.

 

MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- Luis tiene de 24 años de edad, es trabajador de la construcción y desde hace cinco días, cada mañana, acude muy temprano al “crucero” para conseguir empleo.

Con su mochila al hombro permanece sentado en una banca de cemento que tiene sombra, la cual lo protege del sol inclemente. Ahí espera la oferta de algún contratista para ganarse el sustento para él, su esposa y un hijo de apenas 2 años de edad.

Es originario de Chiapas y su oficio es “fierrero”, consiste en amarrar varilla para entrelazar las columnas que dan soporte a las construcciones, especialmente hoteles y grandes edificios. Dice que ha trabajado en alturas de hasta de 15 pisos pero hay obras que ahora tienen hasta 24, “ahí ya no estaría, el aire mueve muy feo”.

Desconoce, sin embargo, que desde que fue “descansado” de su anterior empleo, acude a un sitio emblemático y referente histórico de Cancún, un sitio que en la actualidad alberga una actividad económica intensa pero que también es señalado como una “zona roja”, caracterizada por la inseguridad y violencia.

Pese a todo, el “crucero” albergó la primera estación de servicio de gasolina de la ciudad, llamada “Servicio Lima”, en la esquina de las avenidas López Portillo y Tulum.

También ahí se construyó la primera plaza comercial en el área urbana en los años 70 del siglo pasado.

Además, fue sede del Cine Juárez, el primero que tuvo Cancún a principios de los ochentas, que ante el crecimiento explosivo cerró sus puertas a mediados de esa misma década. Al mismo tiempo, representa el primer sitio en que se instalaron semáforos en 1990.

En la actualidad, el parque Nuevos Horizontes tiene a sus primeros visitantes en las primeras horas del día, como Luis y muchos otros, que ofrecen su trabajo para ganar dinero. Hay electricistas, ayudantes generales, plomeros, detallistas y albañiles, entre otros.

Dice que en su anterior empleo le pagaban 300 pesos diarios y que cubría un horario de 8 a 18 horas. Trabajaba mediodía el sábado y descansaba domingo.

Luis ocupa una banca que, por la tarde, es la usan estudiantes de secundaria y nivel medio superior que acuden a convivir. El parque es visitado por la tarde-noche por alguna que otra familia. El domingo es cuando más acuden niños.

Reconoce que el sitio lo conoció por compañeros de trabajo, que “se pasan la voz” cuando se acaba el trabajo y hay que buscar otro. En la obra, dice, lo mínimo que le pegan son 300 pesos diarios y en el “crucero” percibe hasta mil, aunque hay días que se va con 50 pesos o nada”.

Del lugar al que asiste, desconoce si hay o no asaltos y violencia, al menos no ocurren cuando ahí encuentra. Realmente no lo sabría, está muy cerca del arroyo vehicular y siempre mira hacia la Av. José López Portillo.

Ese lugar tiene fama de ser inseguro, dicen que suele ser un nido de personas sin ocupación productiva que esperan el momento para delinquir. Hay testimonios que lo  avalan, uno es de una mujer que vende comida hace 40 años.

Lo cierto, es que es frecuentado y por ahí pasa una gran cantidad de personas, algunos adultos mayores, aunque también hay grupos de jóvenes reunidos que permanecen en los lugares más escondidos.

Pese a todo, el “crucero” fue el punto de origen de la traza de la zona urbana de Cancún en la década de los 70. Se le llamó así por ser la intersección de las carreteras federales 180 Mérida-Cancún y 307, Cancún-Tulum-Chetumal.

Ahí pasan al día al menos 22 mil vehículos por cada sentido, la mayor parte vehículos (86.4%), camiones de carga (12%) y autobuses (1,6%), de acuerdo a datos viales de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes de 2016.

Es un punto estratégico de movilidad derivado de la traza de la zona urbana con la cual se desarrolló en Cancún y que fue un modelo muy popular entre 1960 y 1970.

En aquel momento se cambió la reticular urbana tradicional y se implementó un patrón urbano orientado al uso del automóvil, en un modelo que pretendía reforzar el concepto de barrio con trazos geométricos novedosos, como hexágonos, y el uso de mega manzanas y circuitos. Con el paso de los años se constató que se crearon islas y que hubo falta de visión de futuro para una movilidad eficiente. De ahí que el “crucero” sea tan estratégico como lo fue en su inicio.

Luis quizá lo desconoce, pero ahí acudirá cada vez que requiera trabajar para llevar el sustento a casa.

Gráfico

“Crucero”

Primera estación de gasolina de la ciudad

Primera plaza comercial del área urbana

Primer cine de Cancún, el “Juárez”

Primer sitio donde se instalaron semáforos

Primera intersección de dos corredores de transporte principales (Av. López Portillo y Av. Tulum)

Fuentes: Estudio Integral de Vialidad y Transporte Urbano en Cancún, Benito Juárez, Quintana Roo, 2012, y blogs en Internet, 2019.