Candelaria ft. Baco

648

Muchos tuvimos la suerte de sacar de la tradicional Rosca de Reyes una de las tantas efigies de niño Dios, así que este 2 de febrero, nos toca invitar los tamales.

 

CIUDAD DE MÉXICO 31-Jan-2019 .-Muchos tuvimos la suerte de sacar de la tradicional Rosca de Reyes una de las tantas efigies de niño Dios, así que este 2 de febrero, Día de la Candelaria, nos toca invitar los tamales.
¿Y si sustituimos el atole o champurrado con un fermentado de uva? Alias: vino. Aunque no lo creas, opciones para maridar hay. Aquí algunas recomendaciones:

 

TABLA
Tamal de cuitlacoche, de Tamalli
Montes Alpha Pinot Noir, Chile
El cuitlacoche o caviar mexicano tiene notas de hongo y tierra, un sabor intenso, difícil de describir, eso mismo puede decirse de un Pinot Noir. Éste tiene una voluptuosidad e intensidad superior a otros, suficiente para maridar sin ganar o quedar a deber.

 

Tamal veracruzano de costilla de cerdo y hoja de acullo, de Tamales Emporio
El Gordo del Circo, España
Los aromas de hierba y el suave cerdo que lo rellena, sin duda, maridan con este querido Gordo del Circo, un vino que, sin perder el carácter frutal típico de la uva Verdejo, tan famosa en Rueda, destaca por su gran untuosidad en boca.

 

Tamal costeño rojo, de Tamalli
El Cielo Copernicus, México
Con pollo en lugar de cerdo, su sabor recuerda al del legendario Zacahuil, y este vino mexicano, con marcado perfil de fruta madura, potencia y retrogusto de arándano y regaliz es idóneo para acompañar la salsa y sus sabores especiados.

 

Tamal de salsa verde con pollo, de Flor de Lis
Sauvignon Blanc Katnook Founder’s Block, Australia
Para este clásico recomiendo un vino australiano. Sus notas minerales sutiles y muy agradables, acompañarán el ligero picor de la salsa verde; además, su frescura en boca ayudará a limpiar del paladar la sensación untuosa de la masa.

 

Tamal oaxaqueño de mole con pollo, de Tamalli
Prosecco Bortolomiol Prior, Italia
El prosecco se ha vuelto favorito entre los espumosos. Asequible y con aromas frutales y florales, resulta un excelente maridaje para las notas picantes y de chocolate del conocido tamal. El vino aporta frescura, sin exacerbar la nota picante.

 

Tamal de piña, de Flor de Lis
Domaines Schlumberger Riesling, Francia
Un tamal tan aromático como intenso en boca se disfrutará mejor con una copa de este grandioso vino del noreste de Francia. Notas aromáticas de piña, limón amarillo y jazmín, y un cuerpo no tan ligero, resaltan el platillo sin perderse en la densidad del maíz.

 

Tamal de dátil con manzana, de T de Tamal
Famille Perrin, Muscat de Beaumes-de-Venise, Francia
Un tamal fuera de lo común y, sin lugar a dudas, una delicia al paladar. El dátil es una fruta muy intensa, perfecta para acompañarse con un vino de expresión floral. Además, las texturas van a complementarse de gran manera en boca.

 

Tamal de chocolate, de T de Tamal
Royal Oporto Tawny 10 años, Portugal
Dupla ganadora, pues ambos son ricos en los mismos aromas y sabores. El paso prolongado por barrica de este vino le otorga notas a chocolate, moka y canela, que complementan las notas de cereza y grosella, propias de la mezcla de uvas con que fue elaborado.