Buscan vía a elección y México se abstiene

187

Aboga Grupo Internacional de Contacto por solucionar crisis venezolana.

REFORMA / STAFF

va europea para ayudar a resolver la crisis venezolana se puso en marcha sin el apoyo tácito de México.

El llamado Grupo Internacional de Contacto (GIC) se reunió ayer por primera vez en la capital uruguaya para hacer un llamado a poner fin al conflicto político que se inició después de que el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, se proclamara “Presidente encargado”, mientras que Nicolás Maduro tildó la medida de golpe de Estado y se niega a dejar el poder.

“El GIC apunta a forjar un abordaje internacional para apoyar una resolución pacífica, política, democrática y propiamente venezolana, excluyendo el uso de la fuerza, y a través de elecciones presidenciales libres, transparentes y creíbles de acuerdo a la Constitución venezolana”, señaló la declaración.

México, que no forma parte del CIG, se abstuvo, mientras que Bolivia rechazó la declaración.

El Canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa –quien informó sobre los resultados de la reunión del grupo de contacto– reiteró que una condición ineludible para resolver el problema venezolano era el establecimiento de garantías para un proceso electoral justo y la convocatoria de elecciones.

Sin embargo, minutos después, afirmó que si las partes en conflicto en Venezuela acordaran no convocar esos comicios, no tendría por qué haberlos.

“Tampoco queremos injerir en el proceso interno, si la solución no es estrictamente venezolana desembocará en el caos o, posiblemente, en un conflicto armado”, aseguró Novoa.

Parece claro que la asociación patrocinada por la Unión Europea no quiere presionar, sino ayudar.

Su primera medida será la apertura en Caracas de una “oficina técnica” encaminada a facilitar la llegada de ayuda humanitaria y, en palabras de Federica Mogherini, jefa de la diplomacia europea, propiciar contactos.

Mogherini añadió que los esfuerzos tendrá una duración de tres meses.

La iniciativa fue adoptada por la Unión Europea, países del Bloque como España y Francia, y otros latinoamericanos como Costa Rica y Ecuador.

Por su parte, el Secretario de Relaciones Exteriores mexicano, Marcelo Ebrard, estuvo presente en la reunión porque presentó el Mecanismo de Montevideo, respaldado por el país, Uruguay y 14 países de la Comunidad del Caribe (CARICOM), que busca abrir el diálogo entre las dos partes en Venezuela sin imponer condiciones.

“No podemos participar en algo que implique que nosotros determinemos el proceso político electoral”, sostuvo Ebrard.