CIUDADANO DIGITAL

Con la tecnología, vemos el bosque pero no el árbol de enfrente.

 

 

 

 

 

Por: José Méndez

Sí, al revés de como dice el dicho popular.

Hoy en día, el ciudadano digital debe aprender a ajustar su “mira” de información.Tenemos el alcance para estar muy al tanto de lo que pasa con las estrellas de Hollywood, muy al tanto de cómo gobierna Putin o del pase del jugador europeo de futbol. Pero esto ha repercutido en el interés que le damos a la información de lo que sucede en un entorno más cercano a nosotros.

 

Algunos gobiernos locales en Estados Unidos están incluso empezando a trabajar directamente con periodistas para que manejen noticias comunitarias. Esto porque han visto que al perder interés o al tener desconocimiento sobre lo que sucede en su entorno, las personas muestran menos actividad comunitaria. Lo cual hace que se abra la puerta del crimen, de la corrupción y de la apatía a la vida en comunidad.

 

Hasta hace quizás un par de generaciones, estábamos acostumbrados a ver el mundo por lo que nos mostraban los medios tradicionales. Hoy, vemos el mundo según lo que seguimos en redes sociales y lo que nos comparten los conocidos en whatsApp. Esto representó una apertura al mundo casi inmediata. Una apertura que apenas estamos aprendiendo a manejar.

 

El cambio de enfoque generó que se modificara la proporción de información. Antes, se tenía una sección internacional y era la manera de saber qué pasaba en el mundo. Ahora, llevamos el mundo en el teléfono. Sabemos cómo impactará la economía el hecho de que hay desaceleración en China o subida en la tasa de interés de Estados Unidos.

 

¿Pero esto realmente me debiera entretener o preocupar? Es decir, ¿qué puedo hacer frente a la desaceleración de China?

 

En cambio, al dejar de lado el conocer en qué trabajan nuestros regidores o qué están haciendo las asociaciones civiles por la actividad social de mi preferencia estoy dejando que pasen cosas sin el escrutinio que da el hacer las cosas con transparencia y apertura. Por lo tanto estoy afectando la manera en que mi entorno (que sí me afecta) se “desempeña”. Estoy dejando de ver el árbol por ver el bosque.

 

Así que ahora, ciudadano digital, a poner un balance a la información que recibas para saber si el árbol que tienes enfrente está derecho o se está torciendo.