Sobrevive Miss a la anorexia

Pero cuando quiso buscar ayuda en internet, se encontró con incontables imágenes que presentaban a la anorexia como algo glamoroso.

 

 

 

 

 Por: Staff/Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 02-Feb-2019 .-A sus 19 años, es una reina de belleza. Pero la corona que la avala como Miss Inglaterra también simboliza el triunfo de Alisha Cowie ante el bullying, la anorexia y los pensamientos suicidas.

Cuando era apenas una niña, su sobrepeso la convirtió en blanco de las burlas de sus compañeros de escuela. Pero cuando quiso buscar ayuda en internet, se encontró con incontables imágenes que presentaban a la anorexia como algo glamoroso.

Alisha respalda la iniciativa del Secretario de Salud británico, Matt Hancock, que busca regular las imágenes gráficas en las redes sociales, y por eso decidió compartir su propia historia.

“Mi papá me contó que, cuando yo tenía 5 años, me negaba a comer porque todos en el kinder me habían estado llamando gorda. Mi primer recuerdo, sin embargo, data de cuando tenía unos 9 años y siempre se burlaban de mi peso. Aprovechando mi apellido, solían llamarme vaca (cow, en inglés)”.

Así, a los 11 años comenzó a hacer dieta, y a los 13 pesaba tan sólo 38 kilos.
“Me la pasaba contando las calorías y pesando la comida. A los 13 años restringía mi consumo a 300 calorías al día.

 

Todo lo que comía era un pan tostado y una manzana.
“Si se me antojaba un chocolate, lo masticaba y lo escupía. Hacía al menos 100 sentadillas por la noche y subía y bajaba las escaleras hasta que me mareaba”, contó al diario The Mirror.

Aunque su madre la llevó al doctor y la mandaron a terapia, no funcionó. ¿Lo peor? El bullying no cesaba. “Antes me molestaban por gorda y luego por flaca. Me hicieron sentir como un fenómeno.

 

Cuando caminaba por la calle, los chicos me lanzaban piedras”.
Pero ella seguía enganchada con las redes sociales, donde interactuaba con otras chicas que ensalzaban a la anorexia.

“Entonces comencé a ver fotos de autolesiones. La gente las posteaba justo tras lastimarse para mostrar los cortes y la sangre. Las imágenes iban acompañadas de lenguaje poético y todo parecía hermoso. Me cortaba en los brazos, pero sobre todo en las piernas, para que nadie me viera”.

Al cumplir 14 años, llegó una chica nueva a la escuela, Sarah Clerkson, y de inmediato se hicieron amigas. Pero la amistad duró sólo ocho meses, pues Sarah se suicidó.
Para Alisha, eso fue una llamada de atención que eventualmente la condujo a su recuperación.

“Decidí que yo viviría por las dos. No volví a lastimarme desde entonces y comencé a comer adecuadamente. Me sentí mucho mejor al poco tiempo”.

A los 15 años, reunió el valor para seguir el consejo de su abuelo y enrolarse en una agencia de modelaje. Dos años después era coronada como Miss Newcastle, y en 2018 se convirtió en Miss Inglaterra.

“Si mi historia ayuda aunque sea a una adolescente que está luchando como yo lo hice, entonces todo habrá valido la pena”.