Defienden Ecos de la tierra

263

El Museo Interactivo de Economía (MIDE) aloja la exposición Ecos de la tierra desde el pasado el 24 de enero.

 

 

 

 

 

 

 

 

POR: YANIRETH ISRADE / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- La solución para frenar la depredación del planeta radica en sistemas de agricultura ancestral como los que subsisten en México, afirmó José Sarukhán, coordinador de la Comisión Nacional para el Conocimiento y el Uso de la Biodiversidad (Conabio) a propósito de la exposición Ecos de la tierra, que aloja el Museo Interactivo de Economía (MIDE).

 

“Éste es un pueblo generador de docenas de plantas cultivadas, y eso no se hace por ocurrencia: se hace por un entendimiento muy íntimo de los recursos que la gente tiene a la mano. Esto está en el fondo del esfuerzo de esta exposición, enseñar que la base del desarrollo de cualquier país es la diversidad biológica, sus ecosistemas”, dijo durante la presentación de la muestra, en exhibición desde el 24 de enero.

 

Sarukhán se refirió al artículo publicado el mes pasado por The Lancet, la revista médica británica que aconseja una dieta que proteja la salud humana y también la del planeta. Ésta disminuye la ingesta de carne y aumenta el consumo de verduras, legumbres y nueces, a la vez que reduce la emisión de gases invernadero.

 

“Son conocidos los impactos de la actividad humana en el ambiente por el uso de vehículos, el dispendio de agua, de energía y de recursos que causan la pérdida de la biodiversidad biológica, mientras otras son tan de la vida diaria, que no son visibles,  como el impacto de la forma de alimentación en el cambio climático, por un lado, y sobre los ecosistemas, por otro”, previno.

 

México, País de gran diversidad biológica y uno de los centros de domesticación de plantas más importantes del mundo, ofrece una respuesta, destacó el ecólogo, Premio Nacional de Ciencias y Artes en 1990.

 

“Aquí hemos tenido por siglos, por milenios, el desarrollo de una serie de plantas que han sido muy importantes en la alimentación mundial y también han generado una gastronomía propia de nuestras diferentes culturas, pero las modas, el impacto de la propaganda de la industria alimentaria han ido distorsionándola”.

 

La dieta que sugiere The Lancet recurre a plantas, muchas originadas en México, destacó Sarukhán.

 

“Afortunadamente”, añadió, “todavía tenemos a la gente que ha mantenido estos cultivos”. De maíz, ejemplificó, subsisten 60 razas nativas, aunque la mayoría conozca tres o cuatro, y valoró la milpa como un sistema generador no sólo de esta planta, sino de otras que surgieron como malezas.

 

“Eso se está dando hoy, no desapareció, afortunadamente, porque nuestros grupos étnicos siguen ahí, amolados, olvidados, fregados económicamente, pero siguen ahí. Ya es tiempo de que se les reconozca”.

 

Ecos de la tierra visibiliza el valor de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos para el desarrollo socioeconómico del País mediante juegos digitales, mapas y videos, entre otros recursos interactivos. Permanecería en el MIDE hasta 2020.

 

Resulta de la colaboración entre Conabio, MIDE, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y de la Agencia Alemana de Cooperación al Desarrollo Sustentable (GIZ) y también con el apoyo del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF) y de ONU Medio Ambiente.