Bien protegido bajo cero

El viajero necesita prevenir padecimientos en la piel a causa del frío:

 

 

Ivett Rangel / Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Si planeas un viaje a un destino con temperaturas bajo cero, ya sea para disfrutar de la nieve sobre unos esquís o por trabajo a una ciudad como Chicago o Nueva York, Jorge Baruch, jefe de la Clínica del Viajero de la UNAM ofrece recomendaciones para no regresar enfermo a casa.

“La adaptación al frío se detona cuando la temperatura registra menos de 15 grados. Nuestro cuerpo, de manera natural y automática, empieza a detonar fases de adaptación para protegerse del frío, y ya cuando está por debajo de los 10 grados, alterna flujos altos y bajos de sangre a la piel para no perder calor.

“Sólo tres poblaciones: los inuit, los sami y los pescadores nórdicos están adaptados completamente a temperaturas extremas, muy por debajo de cero grados”, explica el médico.

En principio, hay que cuidar las vías respiratorias evitando cambios bruscos de temperatura, ya que se puede presentar un malestar durante o después de la exposición al frío. La enfermedad más común es la influenza, la cual puede prevenirse, detalla Baruch, con una vacuna 14 días previos al viaje.

Y también hay que estar alerta de las enfermedades infecciosas, como el sarampión. Si se van a visitar sitios con brotes recientes, como es el caso de la ciudad de Nueva York, el estado de Washington o países europeos, se debe revisar el esquema de vacunación.

“Todos los viajeros nacidos después de 1957 deben verificar que cuentan con las dos dosis de sarampión, si no, completar o actualizar su esquema”, puntualiza.

Además, el viajero necesita prevenir padecimientos en la piel a causa del frío, como quemaduras, urticaria o pie de trinchera. Éste último surge debido al uso de botas durante periodos prolongados o que no cuentan con un buen sistema de ventilación, provocando humedad.

 

Más vale prevenir

Entre las recomendaciones que Jorge Baruch, jefe de la Clínica del Viajero de la UNAM ofrece a los viajeros que viajen a destinos que están presentando frío en extremo están: vestir en capas y con telas Dry-Fit, ya que la ropa de algodón hace que el sudor se evapore lentamente, lo que provoca periodos largos de humedad. Usar bloqueador solar y cremas de grado dermatológico, gafas polarizadas, calzado apropiado para temperaturas bajo cero y proteger la mayor cantidad de piel.
Y, lo más importante, en caso de presentarse cualquier síntoma, no automedicarse y acudir al doctor inmediatamente.