Con modales a la antigua

Hubo un tiempo en el que los autos eran ruidosos. Difíciles de maniobrar y demandantes.

 

 

 

Isaac Flores / Agencia Reforma
CIUDAD DE MÉXICO 15-Feb-2019 .-Hubo un tiempo en el que los autos eran ruidosos. Difíciles de maniobrar y demandantes.

Y para mí, un millennial de 30 años, esa época revivió la semana pasada, cuando tuve la oportunidad de ponerme al volante del Alfa Romeo 4C, un deportivo en el más puro sentido de la palabra.

Su interior, de hecho, es bastante sobrio: un aparato de sonido, sistema de aire acondicionado y vidrios eléctricos. Ni entrada para USB, mucho menos una pantalla táctil.
El entretenimiento proviene totalmente de la experiencia de manejo, y es que detrás de los dos únicos asientos, en posición central-trasera, se encuentra instalado el motor.
Se trata de un cuatro cilindros turbo que berrea, se sobrerevoluciona y cimbra cualquier calle sobre la que se abre camino el 4C.

Y sí, su grave sonido reverberando justo atrás de tu cabeza va erizarte la piel, cuando además, con sus 240 caballos de fuerza, te permita ir de 0 a 100 en menos de 5 segundos.
De hecho, el 4C es un auto que se encuentra en su hábitat natural cuando se le lleva a fondo.

A bajas velocidades y en maniobras de estacionamiento, la dirección es dura y pesada, sólo conforme se acelera, uno obtiene una respuesta ágil y precisa del volante, lo que permite entrar a cualquier curva con una precisión quirúrgica.

Con apenas 1.18 metros de altura, tal vez no sea al auto que quieras utilizar para atravesar los topes e imperfecciones en el pavimento todos los días. Pero, definitivamente, es la compañía perfecta para unos fines de semana llenos de adrenalina.

$1,500,000

TABLA
LA RUTA
Nos llevamos el Alfa Romeo 4C a la colonia Juárez, en la Ciudad de México, y armamos un recorrido para disfrutar de este deportivo durante el fin de semana.

Hora de la comida
Desde un hot dog gourmet hasta una hamburguesa argentina, el Comedor Lucerna es todo un food court para que disfrutes del aire libre y una variada oferta gastronómica. En Lucerna 51.

 

¿Un cafecito?
Para la sobremesa, no dejes de darte una vuelta por el Café Cicatriz. Ahí disfruta de un trago refrescante, en un ambiente relajados y comfortable. En Dinamarca 44.

 

Con sabores que sorprenden
Desde mazapán con chocolate hasta cajeta con nuez, Casa Morgana presenta una carta de helados diferente para cada día de la semana. Milán 36.

 

Que te hagan la barba
Ya que estás por el rumbo, no dejes de darte una vuelta en la Barbería Juárez para cortarte el cabello o pedir un afeitado perfecto. Berlín 38a