Obligan a cremar restos exhumados

402

La señora Rosa Elva Flora Reyes tuvo que firmar documentos para que cremaran los restos de su madre que arbitrariamente exhumaron del panteón “Los Olivos”.

 

 

 

 

POR: AGUSTÍN AMBRIZ

CANCÚN, Q. ROO.- Cuando Rosa Elva visitó a su madre en el panteón municipal “Los Olivos” de Cancún, durante la pasada festividad de Día de Muertos, se encontró con la sorpresa de que sus restos habían sido exhumados de la bóveda adquirida a perpetuidad desde 2002.

 

Enseguida, acudió a la Dirección del panteón para que le explicaran por qué el nombre de otra persona estaba ocupando su bóveda. Le salieron con que la tumba fue abandonada y que los restos de su madre los tenían en una bolsa de papel, mientras alguien acudía a reclamarlos.

 

Su historia es uno de 539 casos de exhumación realizados durante la pasada administración del municipio de Benito Juárez, Quintana Roo, al parecer sin respetar las leyes de salubridad y presumiblemente para revender las tumbas “abandonadas” del panteón “Los Olivos”.

 

“Pero si yo compré a perpetuidad, aquí está la factura que me acredita como dueña,  además la exhumación es un delito”, les reclamó Rosa Elva en la Dirección del panteón, y de inicio le ofrecieron otro espacio para enmendar la situación (aunque antes debía ir a la Dirección General de la Operadora y Administradora de Bienes Municipales) para aclarar el error ortográfico en la factura donde aparecía a nombre de “Rosa Alba Álvarez” y no de Rosa Elva Flora Reyes González.

 

“Llegué a la Dirección de Opabiem, ahí en el edificio Madrid del centro de Cancún, me atendió una dama tipo judía de nombre Karina, quien me recibió como si fuera yo una delincuente y de entrada me dijo que no me merecía nada porque no había yo pagado los impuestos de la bóveda.

 

“Yo le respondí que a mí nadie me había informado ni notificado de alguna deuda, que por qué me trataba como si yo hubiera cometido un crimen, que yo era la propietaria a perpetuidad de la bóveda, a lo que ella me respondió que eso no importaba, que no me merecía yo otra sepultura porque ni siquiera era la propietaria sino lo era ‘Rosa Alba Álvarez’”.

 

Rosa Elva ronda lo setenta años de edad y trabaja como conserje en una cadena hotelera donde apenas gana para sobrevivir; vive sola desde el 11 de mayo de 2002 en que sepultó a su madre y confiesa tener miedo por las represalias que pueda recibir de las autoridades municipales luego de esta denuncia periodística, pero tampoco la deja tranquila su remordimiento por haber cremado los restos de su madre, obligada por el jurídico de la paraestatal Opabiem, algo que la sigue teniendo furiosa.

“Me vi obligada a decirle que la exhumación era un delito y entonces me condicionó el apoyo: ‘lo único que sí le puedo entregar son los restos en una bolsa y para que los creme… una cremación le cuesta normalmente nueve mil pesos pero da la casualidad de que como este es un caso especial, le va a salir en 3 mil y tantos pesos, no hay de otra, o es eso o se mete en un osario’, me dijo.

 

“Al final fueron 4 mil 500 pesos y ni siquiera me dieron comprobante, los pagué con sacrificios porque no podía seguir teniendo a mi madre metida en una bolsa entre muchos otros restos exhumados en 2018, además ya no tengo edad para andarme peleando; soy una mujer grande, sin recursos para contratar un abogado y poner una denuncia por este atropello”, comentó.

 

Para que las autoridades de la Opabiem la “apoyaran” con otro espacio, Rosa Elva tuvo que renunciar a la propiedad de su bóveda, mentir que contaba con una copia de la factura por la compra, echarse la culpa de haber perdido el espacio por falta del pago de los derechos, además de manifestar que era su deseo “voluntario” de cremar los restos de su madre, lo cual aceptó y firmó el pasado 4 de diciembre.

 

Respecto a este último punto y para deslindar responsabilidades, las autoridades de la Opabiem le hicieron decir y firmar lo siguiente:

Hoy 4/12/2018. Yo Rosa Elva Flora Reyes solicito la cremación de los restos áridos de mi madre sepultada en el panteón Los Olivos, quien en vida llevaba el nombre de María Regula González Melo cuyos restos fueron exhumados en la administración pasada por falta de pago de los refrendos vencidos de la bóveda en la que estaba sepultada, en C Tiburón Tigre, andador Sur, MZ 5, LT 5, acepto a cambio un nicho para depositar las cenizas de mi madre.

 

Y en un segundo documento, aceptó su responsabilidad en este hecho que ha suscitado

Que por medio del presente escrito vengo a solicitar su valioso apoyo, manifestando bajo protesta de decir verdad que como lo mencioné anteriormente soy hija de quien en vida llevara el nombre de María Regula González Melo, quien falleció el día 11 de mayo de 2002, tal y como lo acredito con el acta de defunción número 00345 en expedido por el Registro Civil del municipio de Benito Juárez, Quintana Roo, manifestando que no cuento con la factura que acredite la adquisición de la bóveda, toda vez que cuando mi madre falleció yo realicé todos los trámites, sin embargo no me encontraba bien emocionalmente, por la pérdida de mi madre, por tal motivo recuerdo que me entregaron documentación, sin embargo la extravié…

 

Por este tipo de arbitrariedades, el nuevo gobierno municipal ha acumulado elementos y valora denunciar por las vías civil y penal, la irregular exhumación de cadáveres en contra de quienes las ordenaron y quienes las ejecutaron, aseguró el pasado 29 de enero el director de la Operadora y Administradora de Bienes Municipales, Luis Moreno Porihe.

 

Hasta entonces, reconoció, la empresa paraestatal había reparado el daño cometido injustamente contra 25 titulares de fosas que la pasada festividad de Día de Muertos las encontraron vacías, mientras que los restos de sus familiares habían sido trasladados a un osario colectivo.

 

“Es muy importante precisar que las 539 exhumaciones fueron realizadas por la pasada administración y que ahora el nuevo gobierno les está dando respuesta a los afectados que se acercaron y demostraron haber sido víctimas al estar al corriente de sus obligaciones”, enfatizó Moreno Porihe.

 

– ¿Qué encontraron en esos 25 casos de deudos que ya reclamaron?

– Que los procedimientos de exhumación no se respetaron y nosotros vamos a proceder conforme a la ley y ya las autoridades competentes resolverán si hay o no culpabilidad de algún tipo.

 

Aunque Rosa Elva ya hizo todo lo que le pidieron en la Opabiem, todavía no ha podido llevar las cenizas de su madre al nicho del panteón que le dieron como permuta debido a que le falta el documento oficial que la acredite como titular del mismo.

 

“Primero dijeron que a principios de febrero y luego me lo cambiaron para marzo, es una incertidumbre porque los restos de mi madre no logran encontrar todavía el eterno reposo”, lamentó.