Con encanto provincial

Tequisquiapan presume ser el centro geográfico de México desde hace más de 100 años.

 

 

 

TRAJANO HERNÁNDEZ / AGENCIA REFORMA

TEQUISQUIAPAN, Querétaro .-Tequisquiapan presume ser el centro geográfico de México desde hace más de 100 años, título que le fue por conferido por decreto, en plena Revolución Mexicana, durante el mandato de Venustiano Carranza y que avala con un péndulo de casi diez metro de alto y que es visitado por miles de turistas anualmente.

Y aunque ahora se sabe que ese centro se ubica en Zacatecas, este municipio también debe su popularidad a los monumentos que rodean su centro histórico.

Uno de los referentes del Pueblo Mágico es la Parroquia de Santa María la Asunción, iglesia neoclásica que terminó de edificarse en 1920 y cuyo pigmento rosado la vuelve un recinto único. Los fieles la visitan durante las fiestas de Semana Santa, en agosto para la celebración de la Asunción de María y en Navidad para ser bendecidos durante las fiestas decembrinas.

Esta construcción mira hacia la Plaza Miguel Hidalgo, adornada a su vez por la fuente de “Tequis”, como le llaman de cariño. Ahí la gente aprovecha para tomarse fotografías y refrescarse con el rocío que emana de su chorro. Las letras coloridas con el nombre del municipio son otro escenario para obtener postales.

En la plazuela, artesanos y comerciantes ofrecen a los visitantes prendas tejidas y camisas de lino y algodón, mientras que los restaurantes que rodean el quiosco ofrecen platillos tradicionales desde coloradas enchiladas queretanas hasta aromático mole con pollo.

Gracias al clima semidesértico, la viticultura se ha convertido en una actividad por la que esta locación del Bajío recibe a personas de diferentes países a lo largo del año, especialmente en la temporada de las vendimias, donde 30 marcas, como De Cote, Los Aztecas, La Redonda, San Patricio, Freixenet, Puerta del Lobo y San Juanito, entre otras, se dan a conocer con sus brebajes.

En el viñedo de San Juanito, que sembró su primer planta de uva en 2011, los visitantes pueden realizar diferentes actividades, como casarse al pie de una vid, maridar un Malbec y un Syrah con pizzas con diferentes ingredientes y, además, conocer el proceso de fermentación de la uva que resultan en vinos blancos, rosados y tintos.

“Nuestro terreno comprende nueve hectáreas de las que, por cada kilo de uva, se sacan 600 mililitros de líquido: una barrica es igual a 225 litros que da un total de 300 botellas; el suelo de aquí nos ha favorecido”, mencionó el ingeniero Antonio Treviño Salazar, fundador y director comercial de la firma vinícola que ha logrado 20 premios internacionales en Estados Unidos, Bélgica y Francia.

Respecto a la propuesta cultural del sitio, en la calle Los Sauces se ubica el Centro Cultural Gloria Michaus Fernández, cuya historia es tan importante para los locales como su cultura del queso y el vino. Éste fue creado por la actriz que lleva su nombre y nació por la necesidad de los residentes del pueblo por aprender danza, música, teatro y pintura; abierto al público, en él se puede pasear para conocer sus jardines y su biblioteca local.

“Desde 1963 mi mamá se ofrecía a dar clases en las únicas dos escuelas que existían aquí, hasta que el presidente municipal, Telésforo Trejo, decidió buscar un terreno para construir una casa de cultura para el talento local”, explicó Cecilia Guillermoprieto Michaus, directora del centro y familiar del político Guillermo Prieto.

Con esto, Tequisquiapan ostenta una cualidad cimentada desde la Revolución Mexicana: es lugar de reunión, y aunque no sea el centro geográfico, si es parte del corazón del País.

– El nombre de la ciudad tiene su origen en los vocablos náhuatl “tequesquil”, que se refiere a la piedra del tequesquite y “apan”, que significa lugar.
– La ciudad fue fundada el 24 de julio de 1551 por un cacique de origen otomí llamado Nicolás de San Luis Montañés.

De película

¿Qué tienen en común una escuela, una tienda de pinturas y una iglesia? Los tres sirvieron como escenarios para la filmación de películas en los años 70, como “El Profe”, dirigida por Manuel Delgado y protagonizada por Mario Moreno Cantinflas, y “San Simón de los Magueyes”, del director Alejandro Galindo y en la que aparece Carlos Bracho.

En la Escuela Primaria Rafael Zamorano, nombrada así en honor a un profesor nacido en esta localidad en 1854, se realizó la telenovela “El Niño que Vino del Mar” de 1999 y cerró la escena final de la película de Delgado.

Por su parte, en las afueras del establecimiento comercial, ubicado en las calles Moctezuma y Guillermo Prieto, se reunió el plató de la primera película a color en la que apareció el Mimo de México.

Guía práctica
Cómo llegar
En automóvil desde la Ciudad de México por la carretera México-Querétaro 57D hasta la autopista México 120 hacia Casuarinas en Tequisquiapan; en avión al Aeropuerto Intercontinental de Querétaro para después tomar la carretera Querétaro-Tequisquiapan.

Dónde dormir
En el centro: el Hotel La Plaza de Tequisquiapan, además de ubicarse a un costado de la plaza que le da su nombre, cuenta con alberca, jardín y dos restaurantes para disfrutar de la gastronomía local. Desde mil 400 pesos por noche con base en ocupación doble. En las afueras: La Veranda Hotel & Restaurante, cuyas instalaciones cuentan con habitaciones familiares con vista al jardín con piscina; también se aceptan mascotas. Desde mil pesos la noche para dos adultos y un niño.

Qué comer
Pollo con mole verde y pasta al burro con champiñones son la especialidad de la casa en el Restaurante El Tejabán, ubicado en la calle 5 de mayo; también prueba las tradicionales enchiladas queretanas, bañadas en chile guajillo, rellenas con papa y zanahoria picada.

Toma nota

Si se desea acudir en temporada de la vendimia, hay que reservar hasta con seis meses de anticipación el hospedaje. Considera que inicia alrededor de julio y concluye en octubre, aunque varía dependiendo de la cosecha de cada viñedo.

Más información

www.visitmexico.com/es/destinos-principales/queretaro/tequisquiapan
www.laverandatequis.com/es-es
hotelplazatequis.com

Mapa
Calcula el tiempo
Para visitar algún viñedo en los alrededores de Tequisquiapan lo mejor es trasladarse en auto. El más cercano es el Viñedo Los Rosales, a 13 minutos del centro por la carretera Tequisquiapan-Ezequiel Montes.

San Juanito está a 30 minutos por la misma vía, tomando una desviación por Corregidora y Tequisquiapan hasta San Ignacio de Loyola.

– En el Jardín del Arte se creó en 2017 una estatua de bronce en honor a Cantinflas, que hace alusión al personaje que interpretó en “El Profe”.
– La fuente de la Plaza Miguel Hidalgo es un punto donde la gente aprovecha para tomarse fotos con el cobijo de la iglesia.
– El parque La Pila lleva ese nombre desde 1567 gracias a que los españoles asentados en este terreno decidieron crear un canal que dirigía el agua proveniente de los manantiales.
– El Club de Leones de Tequisquiapan fue un templo habitado por frailes dominicos que, durante la década de los 20 en el marco de la Guerra Cristera, fungió como cuartel militar.
– El Centro Geográfico de México se estableció en este Pueblo Mágico por decreto político hace más de un siglo; este péndulo es el monumento conmemorativo.