Devendrá CUT en escuela.

273

Ya como escuela, el CUT podrá impartir posgrados en artes escénicas, una iniciativa surgida de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

 

 

 

 

POR: ERIKA P. BUCIO / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- El Centro Universitario de Teatro (CUT) de la UNAM, semillero de actores y directores, escalará a escuela en 2019, anuncia su director, Mario Espinosa.

 

Fundado el 18 de junio de 1962 de la mano de movimientos universitarios como Teatro en Coapa, de Héctor Azar, y Poesía en Voz Alta, de la Casa del Lago, el CUT se constituyó formalmente en 1973 con Héctor Mendoza.

 

“Se partía de la idea de preparar artistas para hacer el teatro que la sociedad mexicana necesitaba, pero que no necesitábamos del papel (título) sino hacerlo bien”, dice Espinosa, su director desde 2008.

 

Pero, con el tiempo, la ausencia de títulos comenzó a coartar posibilidades de trabajo y estudio para sus egresados, algo que se ha buscado resolver. Con la SEP, se logró la regularización de los títulos de licenciatura de los profesores y, en convenio con la Universidad de Sao Paulo, emergió la posibilidad de obtener la maestría. En diciembre de 2014, el Consejo Universitario aprobó la Licenciatura en Teatro y Actuación.

 

“Es un primer paso y ahora queremos el estatus de escuela”, dice Espinosa. “Estamos a mitad del proceso”.

 

La transformación deberá ser aprobada por el Consejo Universitario, donde ahora no tiene un representante como escuela. Las decisiones de su consejo asesor (del CUT) pasan por un consejo afin que corresponde al consejo técnico de la Facultad de Música (FaM). Por lo que al convertirse en escuela, el CUT gozará de mayor autonomía en sus decisiones, aunque -ataja Espinosa– no han tenido dificultades con la FaM.

 

“Para nosotros es autonomía, integrarnos a un proyecto que haga que la universidad ofrezca los estudios de posgrado y especialidades y que la universidad y el teatro estén en el nivel no sólo práctico sino de reconocimiento académico que le corresponde dentro del panorama nacional”, asegura.

 

A mediano plazo, ya como escuela, podrá impartir posgrados en artes escénicas, una iniciativa surgida de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, que involucra además del CUT a la Facultad de Música y al Instituto de Investigaciones Estéticas.

 

Una vez convertido en escuela, el CUT dejará de depender de la Coordinación de Difusión Cultural para quedar adscrito a la Secretaría General como las demás escuelas, facultades e institutos.

 

“Nos interesa mantener esa colaboración, lo lógico es que las escuelas de arte tengan contacto con la Coordinación de Difusión Cultural, hemos hecho muchos proyectos juntos”, dice.

 

Su director será elegido por la Junta de Gobierno a partir de una terna nombrada por el Rector, previa consulta a la comunidad integrada por profesores y estudiantes.

 

Conservará su actual escala. Descarta que se convierta en una escuela de masas. El centro atiende hoy a 80 estudiantes, elegidos a través de un riguroso proceso de selección. De 700 aspirantes, sólo ingresan 16 en cada generación. “Lo más importante de la escuela es la intensidad de la vida académica y su contacto con el mundo real del teatro en México y fuera de México”.

 

Anticipa la aparición en marzo del primer libro de investigación, El teatro como acontecer, de Alaciel Molas, egresada y maestra del CUT. Además de que está en preparación otro volumen sobre la historia del CUT.