En marcha Divertimento

230

La actividad se realiza cada tres meses en la terraza de Divertimento Taller de Artes Visuales, abajo del hotel Ibis, muy cerca de Plaza las Américas.

 

 

 

 

 

 

 

POR: GABRIELA TORRES ORTEGA

CANCÚN, Q. ROO.- Si quieres cambiar un poco la rutina de esta semana, una buena opción gratuita para hoy es acudir a una divertida sesión de juegos de mesa y lectura de textos en los que podrás desafiar a tu mente y tu creatividad. Incluso hay juegos diseñados para los niños, por lo que ellos también son bienvenidos, ya sea junto con sus padres o en actividades para su edad.

 

La oportunidad se presenta hoy en la terraza de Divertimento Taller de Artes Visuales, abajo del hotel Ibis, muy cerca de Plaza las Américas. Aproximadamente cada tres meses se reúnen la Sala de Lectura “La Tlacuita” y el club de juegos de mesa de Cancún “Meeples del Caribe” para llevar a cabo la dinámica.

 

A partir de las 7 de la tarde y hasta las 9 de la noche se puede acudir a la “Tarde de juegos de mesa y libros”. Si no puedes llegar en punto de la hora, no te preocupes, los organizadores dejarán que entres sin problema.

 

A muchos nos gusta pasar algunas horas de recreación con la familia o los amigos mientras “echamos la ficha”. ¡Qué divertido es distraerse con Rummy, Turista, Scarbble y un sinfín de juegos! Sin embargo, esta vez tu liderazgo al frente de este tipo de esparcimientos podría ser retado, pues lo más seguro es que no hayas tenido contacto con estos juegos.

 

Abel Naal platicó con Luces del Siglo: “Lo que queremos es que jueguen un poco con pasatiempos modernos”, expuso el Coordinador de la Sala de Lectura La Tlacuita.

 

Uno de los objetivos por los cuales se hacen estas acciones, afirma Naal, es ampliar la gama de socialización y promover lecturas entretenidas sobre diversos temas para poder compartir con otras personas diferentes diálogos y perspectivas.

 

“El hecho de jugar ayuda a mejorar la creatividad y la comunicación para optimizar la participación social”, comenta Abel Naal.

 

Para esta ocasión se pretende que los asistentes lean las instrucciones de los juegos en los que quieren participar mientras que analizan su lenguaje corporal, así como el tono de voz para darse cuenta conscientemente de cómo interactúan con ellos mismos y con otros.