El ‘Poli’ hará estudios de impacto ambiental

190

Fonatur y el Instituto Politécnico Nacional firmaron un convenio de colaboración relacionado con el proyecto del Tren Maya.

 

 

AZUCENA VÁSQUEZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- El Instituto Politécnico Nacional (IPN) se encargará de los estudios de factibilidad y evaluación de impacto ambiental relacionados con el proyecto del Tren Maya.

“La columna vertebral de esta sinergia y el compromiso inmediato consiste en realizar los estudios de factibilidad y de evaluación de impacto ambiental para cada una de las etapas de construcción del Tren”, indicó Mario Alberto Rodríguez Casas, director general del IPN.

Para ello, el titular del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons, y Rodríguez Casas, firmaron ayer un convenio de colaboración.

El director de Fonatur detalló que los estudios se realizarán a lo largo de este año, pero todavía no hay un estimado en cuanto a la inversión que se requerirá.

“No tenemos específicamente el monto porque va a depender mucho del resultado del proyecto ejecutivo y de la ingeniería básica que se está realizando (de manera paralela)”, señaló.

“Ambos son distintos alcances y eso va a determinar cuánto es lo que se va a necesitar sobre la marcha”, agregó.

Estos estudios de impacto ambiental, expuso, son los que requiere el gobierno federal para que el proyecto sea autorizado.

Sin embargo, si hay necesidad de complementar estos estudios, empresas privadas podrían participar, aclaró.

Aunque no hay un monto de inversión estimado para los estudios, Rodríguez Casas aseguró que se harán bajo el principio de austeridad del gobierno federal.

Como parte del acuerdo, el IPN también creará una nueva unidad académica en la región sur-sureste del país para dar soporte necesario a la operación y mantenimiento del Tren Maya.

Sin embargo, Rodríguez Casas mencionó que todavía no se ha definido sí estará en Quintana Roo o Yucatán.

El objetivo es que la unidad quede concluida el próximo año, por lo que su construcción podría arrancar este 2019 o a principios de 2020.

Dio a conocer que serán principalmente ingenierías las carreras que se oferten, pero también otras ligadas al turismo y todo lo que permita operar el Tren Maya. El lugar podría recibir entre 3 mil 500 y 4 mil estudiantes.

El IPN también llevará a cabo investigación científica y actividades de capacitación, socio-económicas y culturales para impulsar el proyecto, informó Rodríguez Casas, aunque no dio más detalles.