Salda multa y continúa plan de Adventure Park

279

La Semarnat recibió a representantes del proyecto, y va para adelante

 

 

MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- A los propietarios del “Adventure Park Palancar” ya les quedó claro lo que pueden o no construir, después de conocer las regulaciones ecológicas que protegen la biodiversidad de Cozumel, en una reunión con autoridades de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), y el Parque Marino.

Salvador López, director responsable del proyecto, reconoció que por remover vegetación sin permiso, para limpiar un sendero de acceso con una longitud de 350 metros, les fue impuesta una multa, la cual aceptaron y pagaron.

Asegura que serán cuidadosos y respetarán el entorno natural, pero que también ya arrancaron los trámites de permisos para la primera etapa de lo que será un Parque Ecológico Acuático y una zona de club de playa, con miras a iniciar la construcción a mediados del presente año y ser inaugurado en julio de 2020.

Se invertirán 150 millones de pesos a lo largo de un año, tiempo en el cual se generarán 500 empleos temporales. Durante su operación comercial dará trabajo fijo a 250 personas.

El proyecto, conocido también como “Aqua Park Cozumel”, plantea construir un parque ecológico temático en una superficie de 19 mil 171 metros cuadrados, que representa 2.91 por ciento de una extensión total de 657 mil 512.20 metros con tres ecosistemas, selva, manglar y 16 mil metros cuadrados de frente de playa ubicados al sur de Cozumel.

Salvador López asegura que se respetará el manglar, que abarca 61.13 por ciento del total del área, al instituir la primera área nacional protegida privada en la isla, que impedirá que albergue edificaciones en el futuro.

De acuerdo a los planos de construcción habrá un espacio de acceso principal de doble vía con palmeras en medio y un estacionamiento para 180 autos y autobuses, además de una palapa.

Un recorrido peatonal iniciará por el paso de una zona arqueológica en la que se exhibirán estelas de deidades mayas, aztecas, zapotecas y olmecas, entre otras. Más adelante, un jardín botánico ocupará un terreno de cuatro hectáreas, con cocodrilario, tortugario, serpentario y aviario.

Habrá estanques con cascadas en un área de 400 metros en la que tendrán carpas y se dispondrá de otra zona para mapaches y coatíes. Se proyectan construcciones para servicios y bodegas, además de una planta de tratamiento de agua.

Un sendero llevará a piscinas y toboganes, restaurante, teatro al aire libre y un pueblo mexicano, que contendrá un museo del mezcal y tequila.

Se cruzará la zona de mangle a pie, por un puente colgante o a bordo de un trenecito, pero al mismo tiempo habrá también un teleférico que recorrerá 350 metros sobre vegetación verde que llegará a la playa, cuyo acceso y ascenso de 15 metros será de manera automática.

Otra forma de cruzar el área verde será con una tirolesa de 450 metros, la más larga que existirá en la entidad, además que otras de menor envergadura en las cercanías y en la ribera.

El área de playa donde se asentará el desarrollo tiene 800 metros de largo y está cercado naturalmente con 400 palmas de coco, cuya belleza natural formaba parte del recorrido turístico de lancheros locales.

Los 16 mil metros cuadrados de Zona Federal Marítimo Terrestre, cuya concesión se dio hace 23 años, se ubican frente a la reserva coralina de Palancar, y en tierra colinda con el Parque Nacional del mismo nombre.

Como parte de los atractivos habrá áreas de buceo, un club de niños, snack, dos restaurantes y un segundo teatro al aire libre con capacidad para 600 personas, que albergará cenas con espectáculo prehispánicos.

“La idea es que en la noche se cierre el parque y reciban turistas que arriben por mar”, comentó el director responsable del proyecto.

Toda la infraestructura y mobiliario será en madera, sin estructuras fijas de ningún tipo. En la segunda etapa del desarrollo, que podría ocurrir entre cinco y ocho años, se prevé la construcción de un hotel con 500 habitaciones que tendría un costo aproximado de 40 millones de dólares.

“Adventure Park Palancar” data de hace más de dos años y contempla el aprovechamiento de una laguna para la práctica del kayak, con la integración de la pista natural más grande del mundo de ese deporte.

Lo anterior, debido a la extensión del espejo de agua que podría ampliarse hasta la playa, en la que se uniría a una gran alberca oceánica, de dos kilómetros de ancho por cinco de largo.

La práctica de este deporte será el atractivo principal del parque ecológico, de ahí que también ha adoptado el nombre de “Aqua Park Cozumel”.

Otro de los atractivos es un muelle construido en concreto, con una longitud de 40 metros, que data de hace medio siglo.