Es México, multilingüe

432

La tradición y la cultura son valores universales que deben preservarse.

 

 

 

POR: GABRIELA TORRES ORTEGA

CANCÚN, Q. ROO.- Hoy se conmemora el Día Internacional de la Lengua Materna, el cual busca celebrar la gran diversidad de lenguas alrededor del mundo. En nuestro país, los estados en los que hay más hablantes de lenguas indígenas son Oaxaca, Yucatán, Chiapas, Quintana Roo, Guerrero, Hidalgo, Campeche, Puebla, San Luis Potosí y Veracruz, según datos arrojados por el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI).

 

No obstante, la situación actual es alarmante, ya que el 60 por ciento de las lenguas mexicanas está en riesgo debido a que no se valora ni se difunde esta práctica; además, en la mayoría de los casos su presencia está limitada a los espacios íntimos, como el hogar, por ejemplo.

 

De hecho, Alejandra Frausto, secretaria de Cultura, ha repetido en diversas ocasiones que uno de los ejes en los que se trabaja es en el ejercicio de los derechos lingüísticos de los pueblos originarios, “Ni una lengua menos, ni un hablante menos”, ha expresado enfáticamente Frausto Guerrero.

 

En el mundo, el panorama pinta igual de desalentador, pues pese al inmenso valor que deberían significar las lenguas originarias, desaparecen cada vez más. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en el año 2016, el 40 por ciento de las siete mil lenguas que se hablan en el planeta, estaba en riesgo de desaparecer.

 

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), dio a conocer que en México 7.4 millones de personas hablan alguna lengua indígena; de ellas, 51.3 por ciento son mujeres y 48.7 por ciento hombres. Asimismo, poco más de seis millones son bilingües y 810 mil, únicamente monolingües.

 

Las lenguas que más se hablan en nuestro país son el náhuatl, con un millón 725 mil hablantes; seguido del maya, con más de 859 mil; tseltal ocupa 556 mil; el mixteco tiene 517 mil; para el tsotsil son 487 mil hablantes; para el zapoteco son 479 mil; el otomí con 307 mil; y el totonaco, chol y mazateco cuenta con más de 200 mil hablantes.

 

Y aquí viene uno de los datos más tristes. Las lenguas que están en riesgo extremo de desaparecer, son: ku’ahl y kiliwa (de Baja California), awakateko (de Campeche), mocho´ (de Chiapas), ayapaneco (de Tabasco), ixil nebajeño y kaqchikel (de Quintana Roo), zapoteco (de Mixtepec), ixcateco y zapoteco (de San Felipe Tejalápam de Oaxaca).

 

El poeta totonaco Jun Tiburcio explicó que hoy en día hay pueblos con 20 ó 50 hablantes, “estamos perdiendo un tesoro de México que se nos escapa de nuestras manos”. De esto, el poeta enfatiza en la necesidad de hablar, escribir, leer y difundir, estudiar esas lenguas, pero sobre todo, en alentar a los niños por el interés de su lengua materna, pues más allá de ser víctimas de desprecio, es un patrimonio mundial, ¡y así debería sentirse!

 

Por su parte, el poema del guerrerense Hubert Matiúwàà, deleita con lo siguiente: “Nuestra lengua brotará por siempre en manantiales, se colgará con las hojas, se escamará en los tallos hasta hacerse árbol, dijo la abuela”.

 

¡Apoyemos la inclusión y la diversidad que existe en nuestro país todos los días! Especialmente hoy, podemos usar el hashtag #NoHayLenguaSinPueblos