Hasta por vaquita hubo corruptelas

294

Se entregaron compensaciones económicas a personas ajenas, a través del programa PROCER.

 

 

TONATIÚH RUBÍN / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó que se entregaron compensaciones económicas a difuntos y a personas ajenas a las localidades donde habita la vaquita marina, especie en peligro de extinción.

Como parte de la estrategia para la recuperación del mamífero marino, en 2015 se creó un acuerdo que suspendió de manera temporal la pesca comercial con redes de enmalle en la zona.

A través del Programa de Recuperación y Repoblación de Especies en Riesgo (PROCER), se otorgaron apoyos económicos a los pescadores regularizados, permisionarios y agentes involucrados en la cadena productiva que se encontraban en vulnerabilidad por la disminución de sus ingresos debido a la suspensión temporal.

Para el ejercicio fiscal 2017, la ASF encontró que se otorgaron 220 mil pesos a beneficiarios dados de baja por defunción y 96 mil a personas que no pertenecían a las localidades donde habita la vaquita.

Además, se entregaron dos millones 436 mil pesos a beneficiarios que incumplieron los permisos de pesca vigentes, un requisito de elegibilidad establecido por el programa, apunta el Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2017.

Personas que no cumplieron con la entrega de informes bimestrales y comprobantes de domicilio para acreditar su residencia en una de las localidades recibieron 744 mil pesos.

Los pescadores regularizados y permisionarios obtuvieron apoyos duplicados por tres millones 732 mil pesos.

“Tanto dinero gastado de esa forma no asegura la conservación de las especies. La vaquita sigue sufriendo debido a la pesca ilegal, mermando la población a alrededor de 15 ejemplares”, aseguró Alejandro Olivera, representante en México del Centro para la Diversidad Biológica (CBD, por sus siglas en inglés).

“Y el hecho de no transparentar los recursos y utilizarlos como políticas asistencialistas en vez de incentivos a los pescadores que demuestren buenas prácticas, empeora la situación”, añadió.