Y Timbiriche dijo adiós

296

El coro de 7 mil regios (cifra oficial) resonó con fuerza en el Auditorio Citibanamex en el adiós de la gira Juntos que desempolvó los éxitos ochenteros de la banda.

 

 

POR: PAULA RUIZ / AGENCIA REFORMA

MONTERREY, N. L.- Este juego Timbiriche no se acaba hasta que se acaba. El coro de 7 mil regios (cifra oficial) resonó con fuerza en el Auditorio Citibanamex en el adiós de la gira Juntos que desempolvó los éxitos ochenteros de esta banda.

 

Luego de 82 conciertos por México, Estados Unidos, Centro y Sudamérica, en los que captaron más de un millón de espectadores, Timbiriche cerró este ciclo en su vida.

 

En el 2017, Benny, Érik, Diego, Sasha, Mariana y Alix se reencontraron para celebrar 35 años de su historia en la música.

 

Anoche el juego comenzó a las 21:28 horas con los éxitos “Timbiriche”, “Y la Fiesta Comenzó”, en los que fue evidente el uso del playback.

 

El grupo sacudió la nostalgia y rescató del pasado su espíritu infantil para divertirse como niños.

 

Acompañados de ocho músicos y una producción musical y visual que fue agradable al ojo del público, vistió el espectáculo que Timbiriche presentó en la Ciudad por lo menos en cinco ocasiones.

 

El reloj pareció detenerse con la magia que Juntos logran Benny, Sasha, Mariana, Diego, Érik y Alix en la que recrearon una pequeña parte del musical Vaselina con los temas que están en la memoria colectiva “Noches de Verano”, “Amor Primero”, “Freddy Mi Amor”, “Rayo Rebelde” y el emblemático “Iremos Juntos”.

 

Fue hasta los primeros 30 minutos de show que Timbiriche hizo un alto para dirigirse a sus fans y fue Sasha la encargada de agradecer su cariño incondicional a lo largo de los años.

 

“La coloración de estas canciones ha ido cambiando, cuando a los 11 años decíamos adiós a la escuela, hoy años después nos damos cuenta que la verdadera escuela es la vida”, comentó Sasha.

 

“Como ahora que les decimos adiós porque es el último concierto en Monterrey con la certeza absoluta que la vida sí es mejor cantando”.

 

La generación Timbiriche recordó sus años mozos al cantar a todo pulmón “Acelerar”, “Teléfono” y “Soy Un Desastre”.

 

Como en un juego todo se vale, anoche los integrantes de la banda se disfrazaron con pelucas, capas, estolas y lentes para divertirse con “El Baile del Sapo”.

 

“Gracias por esta última noche aquí con nosotros. Gracias por tantos años de amor y felicidad, y sobre todo de disfrutar juntos”, comentó Diego a la gente que disfrutó de pie su concierto del adiós.

 

“No Seas Tan Cruel Conmigo”, “No Sé Si Es Amor”, “Tú Me Vuelves Loco”, “Me Estoy Volviendo Loca” y “Rompecabezas”, cobraron vida a más de 30 años que sonaron por primera vez en la radio y conquistaron a la juventud de los 80.