Nido de víboras

208

REITERÓ LA llegada de la Secretaría de Turismo y le puso fecha

 

VINO, VIO y se fue. La visita del presidente López Obrador a Chetumal cumplió las expectativas sin mayor estridencia. Todo transcurrió de acuerdo al programa, dijo lo que tenía que decir y calmó las ansias de muchos que andan mordiéndose las uñas en espera de la recuperación económica.

REITERÓ LA llegada de la Secretaría de Turismo y le puso fecha: 40 días; adelantó en líneas generales su Estrategia Nacional Turística; enfatizó que la seguridad es primordial para su administración; respaldó al gobernador Carlos Joaquín y tranquilizó a la alcaldesa Laura Beristáin al anunciar una inversión millonaria para su municipio.

QUE FALTAN muchos detalles por resolver es cierto, pero también toca a las autoridades locales y a los empresarios poner de su parte, que la prosperidad que anhelan no caerá del cielo por decreto ni porque lo diga Andrés Manuel.

YA VEREMOS si todo lo planeado se concreta, pero las aguas se están moviendo y hay que aprovechar la inercia para lograr cosas nuevas y mejores.

PERO COMO no todo es felicidad en Pejelandia, mientras el presidente hacía sus anuncios en materia turística, desde otros frentes se alerta sobre el apocalipsis que se cierne sobre Cancún y zonas aledañas.

Y ES que de acuerdo con cifras de Asur, el aeropuerto de Cancún recibió unos 30 mil visitantes menos en dicho mes comparado con el mismo periodo del año anterior, con una tasa de ocupación de 74 por ciento, la más baja en mucho tiempo.

¿CÓMO INTERPRETAR los números? Hay dos formas: el vaso medio vacío y el vaso medio lleno. En la primera, estamos sufriendo las consecuencias de la inseguridad, la desorganización institucional, el cambio climático y la mala vibra del cosmos; en la segunda forma, el coctel molotov que representa todo lo anterior no hizo tanta mella como se auguraba, lo que demuestra la fortaleza del destino, pero hay que seguir trabajando.

DE CUALQUIER manera, siempre habrá un tercer grupo que opine lo contrario: todo va mal, súpermal, requetecontramal y la culpa es de, ¿quién más?, Andrés Manuel López Obrador, el mismísimo anticristo de todos aquellos que añoran los tiempos felices de Fox, Calderón y Peña

SE APROXIMA el 2 de junio y los partidos ya alistan su reparto de utilidades. Y para empezar, el PAN anuncia su planilla en la que (no se sorprenda) aparecen las conocidas caras de Eduardo Martínez Arcila, Cristina Torres Gómez y Ángel Álvarez Cervera en el banquillo de las pluris.

DE TAL forma, el Congreso del Estado pinta para ser una galería ecológica por el énfasis que ponen los partidos en el reciclaje de personajes que no saben hacer otra cosa más que política. Por eso, amiguitos del bosque, escuchen el consejo de sus mayores: estudien, vayan a la escuela, para que no tengan que andar pepenando puestos y cargos aquí y allá.

QUE POR cierto y como colofón al tema del reciclaje, algunos rumores acusan que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, el famoso Trife, alista la resurrección nacional del PES, en lo que más que un acto de justicia y pluralidad políticas parece una enredada transacción cuya factura habrá que revisar a detalle para conocer a los compradores.