Dan soya por atún

188

Existen 18 marcas de atún en lata en las que prevalece contenido de soya más que el producto anunciado.

 

Por: VERÓNICA GASCÓN / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- En 18 marcas de atún envasado, sobre 57 analizadas, prevalece el contenido de soya más que el producto anunciado en las latas, determinó un estudio del Laboratorio Nacional de Protección, de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

 

Por ejemplo, en una de las presentaciones analizadas (Atún aleta amarilla con proteína de soya en agua y aceite, Aurrerá, con contenido neto 140 g y masa drenada 100 g) se encontró hasta 62 por ciento de soya en masa drenada, por lo que se puede establecer (en este caso) que el consumidor no está adquiriendo atún, sino soya con atún.

 

En el estudio, realizado del 5 de octubre al 14 de diciembre de 2018, se aplicaron 3 mil 21 pruebas a 57 presentaciones de distintas marcas de atún envasado, de las cuales 17 son de presentación compacto o sólido, 15 en trozo, 14 en hojuela, 10 desmenuzados, y una marca no indica la presentación.

 

Para evaluar su calidad se determinó la información comercial, contenido neto, masa drenada, contenido de soya, medio de cobertura y proteína.

 

Entre los resultados obtenidos, resalta que en 18 presentaciones se encontró que contienen soya, en un porcentaje que va del 1 al 62 por ciento, sin que se precise al consumidor qué cantidad tiene el producto que está comprando.

 

Entre las marcas con mayor contenido de soya se encuentran: Atún aleta amarilla en aceite, El Dorado, con contenido neto 140 g y masa drenada 100 g. (Soya de 21 a 44 por ciento en masa drenada).

 

Atún aleta amarilla en aceite, Chedraui, con contenido neto 140 g y masa drenada 90 g. (Soya de 23 a 28 por ciento en masa drenada).

 

Atún aleta amarilla en agua, Chedraui, con contenido neto 140 g y masa drenada 90 g. (Soya de 21 a 27 por ciento en masa drenada).

 

Atún en aceite, Precissimo, contenido neto 140 g y masa drenada 90 g. (Soya de 17 a 26 por ciento en masa drenada).

 

La Procuraduría recomendó que al momento de comprar atún envasado el consumidor lea cuidadosamente la etiqueta, revise los ingredientes en la etiqueta para identificar si el producto contiene soya, verificar la fecha de caducidad y no consumir envases con cualquier alteración y textura desagradable.