El Tren, al otro del mar

162

El Tren Maya deberá correr del lado opuesto al mar en el tramo Tulum-Bacalar.

POR: MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- El tendido de vías y la construcción de tres estaciones del Tren Maya en el estado tendrán que hacerse del lado oeste de la carretera federal 307 para salvaguardar la biodiversidad ambiental de áreas naturales protegidas que están en el trazado de la ruta turística.

 

La normatividad que protege y conserva zonas de valor natural obligará al ferrocarril a transitar del lado opuesto al mar durante un recorrido de 210 kilómetros que separan a Tulum y Bacalar.

 

El derecho de vía de la carretera federal que une al norte y sur del estado, la cual se pretende usar para el desarrollo del proyecto, es también el lindero de áreas naturales con un valor ambiental excepcional, como la Reserva de la Biósfera Sian Ka’an, única en el estado que está inscrita en la lista de Patrimonio Mundial por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés).

 

Otros ecosistemas que también están resguardados por decreto son el Parque Nacional Tulum (1981) y el Parque Ecológico Laguna de Bacalar (2011).

 

La Secretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales consigna que Quintana Roo alberga 27 áreas protegidas, 17 declaradas por la Federación y una decena por el estado, además otra de competencia municipal.

 

En materia federal la protección alcanza una superficie de terrestre y marítima de 528 mil 812 hectáreas, mientras que en el ámbito estatal es de 312 mil 864.672 hectáreas.

 

Los mecanismos de protección que gozan esos sitios impiden que se les ponga en un mayor riesgo al que enfrentan sus ecosistemas, los cuales pueden albergar  lagunas costeras, arrecifes, dunas, selva baja y mediana, entre otros.

 

La Reserva de la Biósfera Sian Ka’an tiene una superficie de 528 mil 148 hectáreas (374 mil 956 terrestres y 33 mil 565 de superficie marina) entre las poblaciones de Felipe Carrillo Puerto y Tulum. Obtuvo esa categoría por decreto el 16 de enero de 1986.

 

Su relevancia consiste en albergar ecosistemas marinos, costeros y terrestres estrechamente vinculados en 120 kilómetros de costa y más de 400 mil hectáreas de tierra. El ecosistema integra a más de 100 mamíferos, más de 330 especies de aves, 850 de plantas, 80 de coral, 400 de peces e igual cantidad de especies registradas entre anfibios y reptiles.

 

Por su parte, el Parque Nacional Tulum cuenta con 664 hectáreas que fueron protegidas mediante decreto del 14 de marzo de 1981, y también colinda con la carretera federal 307.

 

El Parque Ecológico Laguna de Bacalar tiene 5 mil 367 hectáreas protegidas mediante decreto del 1 de abril de 2011. Integra en su ecosistema 23 grupos de mamíferos, 38 de aves, 21 de reptiles y 2 de anfibios. Su superficie tiene como lindero la carretera federal 307.