Empoderan a la mujer en un mural del CIAM

311

Para la elaboración del mural “Soy más fuerte que el miedo” participaron integrantes del Club de la Paz, estudiantes de diseño gráfico de La Salle Cancún y decenas de voluntarios.

POR: ARIEL NOYOLA

CANCÚN, Q. ROO.- “Soy más fuerte que el miedo” es el mural realizado por Aneliz Álvarez Tostado en la fachada lateral del Centro Integral de Atención a las Mujeres (CIAM), ubicado en avenida Hidalgo en la Región 103 del municipio Benito Juárez, para representar las luchas de las mujeres por la defensa de sus derechos.

 

Aneliz, beneficiaria del Programa de Estímulo a la Creación y Desarrollo Artístico (PECDA), comenta a este diario que la idea del mural surgió como parte del proyecto de arte Donna Stima, Belleza y Mujer, enfocado en fortalecer la autoestima de las mujeres. “Elegí a dos de las mujeres que me inspiran”, puntualiza.

 

La que aparece a la izquierda es Malala Yousafzai, una mujer de origen pakistaní que desde temprana edad luchó por los derechos humanos, especialmente por el derecho a la educación de las niñas. Malala se convirtió en la mujer más joven en ser nominada al Premio Nobel de la Paz. El régimen talibán intentó borrarla del mapa: camino a su casa en la ciudad de Mingora, en el noroeste de Pakistán, recibió un disparo en la cabeza del que logró sobrevivir.

 

Y la de la derecha es Ana Frank, una adolescente de origen judío que sufrió en carne propia la persecución nazi. Su rostro fue incorporado al mural por el impacto histórico al término de la Segunda Guerra Mundial. Aneliz reconoce su admiración por Frank pues, dice, en medio de la adversidad hechó mano de la escritura para dar a conocer las atrocidades que vivió.

 

Destaca que además de la lucha por los derechos humanos los dos rostros plasmados en el mural son de dos mujeres jóvenes. “Además de que me inspiran, son dos mujeres jóvenes, pienso que de esta manera los chavos que viven en esta zona se sentirán más identificados”.

 

“Algo muy interesante es que una de ellas es de origen judío y la otra musulmana; que ambas estén en un mismo mural es muy emblemático, porque al final de cuentas las dos forman parte de la misma lucha”.

 

Cabe destacar que en la obra participaron también personas de todas las edades que acudieron a plasmar sus manos, dibujar una figura o escribir una frase relacionada con la temática. “Se abrió una convocatoria y llegó gente de todos lados, tanto nacionales como extranjeros –a pesar de que el mural está en una zona alejada del Centro, a la que no es tan fácil llegar–, de España, Argentina, Chile, Venezuela y, por supuesto, de Cancún, tanta, que incluso tuve que alargar un poco el mural, me dio mucho gusto”, comenta entre risas.

 

El mural de la artista originaria de la Ciudad de México se realizó del 25 de febrero al 1 de marzo y contó con el apoyo de la Secretaría de Cultura federal, el Instituto de Cultura y las Artes de Quintana Roo, el CIAM y Pinturas Osel.