NIDO DE VÍBORAS

165

Cien días es una cifra arbitraria que, si acaso, apenas puede dar un panorama breve de cómo van las cosas y por dónde van a moverse.

 

POR: ALBERTO CHUC

CIEN DÍAS de esto, cien días de lo otro, que si la Cuarta Transformación es un fracaso, que si es un éxito, que si es el peor gobierno de la historia, que si es el mejor gobierno del mundo mundial…

 

muchas personas andan prestas y raudas en opinar, hígado mediante en buena parte de las veces, acerca de los tres meses y diez días de Andrés Manuel López Obrador como presidente de México.

 

YA LO habíamos dicho y lo repetimos: cien días es una cifra arbitraria que, si acaso, apenas puede dar un panorama breve de cómo van las cosas y por dónde van a moverse.

 

CLARO QUE los francotiradores antipeje no se detendrán en consideraciones, pese al apoyo de personajes como Carlos Slim, quien ya salió a abogar por darle tiempo al tabasqueño, no vaya suceder lo que con Julen Lopetegui y Santiago Solari en el Real Madrid, que nunca tuvieron continuidad y ante la debacle han tenido que acudir a Zidane como bombero de lujo, que en el caso de México sería, ¿quién?, ¿Peña Nieto?, ¿Felipe Calderón?, ¿Chente Fox?, ¿Carlos Salinas?

 

PERO MÁS que andar auditando al gobierno federal, sería mejor hacer introspección y autocrítica y preguntarnos qué hemos hecho como ciudadanos en estos cien días, preguntarnos si en algo hemos contribuido a que este país camine hacia adelante sin que importe mucho quién ocupe la presidencia.

 

PORQUE A final de cuentas los gobernantes son pasajeros y somos nosotros los que sostenemos a este país. De modo que si queremos menos corrupción, mejores servicios públicos y una vida más tranquila en general, empecemos por no fomentar la corrupción, por respetar las leyes de tránsito, por ser menos ojeis con la vida en sociedad.

 

CLARO, HABRÁ que insistir una y otra vez en que la autoridad cumpla con su obligación y exigirle resultados, que para eso se le eligió, pero tampoco hay que dejarle toooda la responsabilidad a los políticos, que después de todo son sólo eso, políticos. SE CUMPLIERON cien días de la República Amlosajona, pero todavía faltan, al menos, varios cientos más…

 

EL FIN de semana fue ingresada en Cancún una iniciativa para que el hache cuerpo de bomberos tenga voz y voto en eso de autorizar permisos para negocios considerados de riesgo en cuanto a incendios, como los restaurantes, bares y demás changarros que requieren de instalaciones eléctricas o de gas que pudieran salirse de control en caso de accidente. LO CUAL suena muy bien, que ante todo hay que velar por la seguridad de los asistentes y del personal que labora en esos negocios, que si hacen las cosas bien no deberían tener problemas y además segurito que cuentan con seguro.

 

PEEERO COMO siempre hay un pero, de aprobarse la iniciativa eso implicará un nuevo trámite burocrático, uno más a la lista de permisos y papeleos que atrasan y desaniman a quienes quieren meter su lana a trabajar, que no por nada Benito Juárez tiene fama de ser tierra hostil para los emprendedores con su complicada tramitología. OJALÁ Y nos equivoquemos, que ya sabe usted cómo es uno de malvibroso y le busca el negrito a todos los arroces.

 

 

FINALMENTE, Y hablando de negritos en el arroz, sigue creciendo la fila de suspirantes al Congreso del Estado. Ya iremos revisando los listados de los partidos para ir separando el grano de la cascarita, que nunca falta que le quieran vender a uno mercancía chafa.