Está QR en el top por perder mangle

164

La Península de Yucatán es la más afectada entre cinco regiones del país, por la desaparición de 31 mil 759 hectáreas de ecosistema entre 1980 y 2015.

 

POR: MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- De los17 ecosistemas costeros que tiene el País, la entidad es la quinta que más ha perdido mangle en los últimos casi 40 años, sólo por debajo de Campeche, Nayarit, Oaxaca y Guerrero.

 

Han sido más de ocho mil hectáreas de vegetación desparecidas ante el desarrollo de actividades agrícolas y pecuarias o por la construcción de infraestructura turística o carreteras, entre 1980 y 2015.

 

La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad advierte que no sólo Quintana Roo sino la Península de Yucatán, es la más afectada entre las cinco regiones del país, al concentrar una pérdida de 31 mil 759 hectáreas.

 

Campeche es la entidad que tiene más superficie de mangle con 196 mil 552 hectáreas, que representa 29.9 por ciento de todo ese ecosistema nacional. Ha perdido 18 mil 166 hectáreas y Yucatán cinco mil 585.

 

Quintana Roo es, por el contrario, la segunda que más mangle tiene bajo protección ambiental por decreto, federal o estatal, con casi 104 mil hectáreas, apenas superada por Campeche que resguarda más de 180 mil.

 

Los manglares son ecosistemas integrados por comunidades vegetales en las franjas costeras de las zonas tropicales y subtropicales, las cuales son la transición entre el agua y la tierra.

 

México es cuarto lugar entre los países mega diversos, es decir, que alberga un porcentaje extraordinario de la biodiversidad del planeta, apenas superado por Brasil, Colombia e Indonesia.

 

Se ubica, al mismo tiempo, entre los cinco países que tiene más extensión de mangle con alrededor 775 mil 555 hectáreas, hasta 2015. La superficie de este ecosistema nacional representa 5 por ciento de la cobertura mundial.

 

En Quintana Roo hay todos los tipos de manglar conocidos: mixto, enano, ribereño, de franja y de isla, aunque la cubierta forestal perturbada por huracanes, tormentas o construcciones hidráulicas y carreteras se estima en poco más de mil 700 hectáreas.

 

Pese a todo, se ha recuperado la llamada línea de costa, la distancia que divide al ecosistema del mar, que se mantiene casi igual que en 1981.

 

El inventario nacional se elaboró con una selección y clasificación de imágenes referenciadas geográficamente y fotografías del Satélite Landsat, además de la cartografía de uso de suelo y vegetación del Instituto Nacional de Geografía y Estadística.

 

En el estudio “Los manglares de México: estado actual y establecimiento de un programa de monitoreo a largo plazo: 2ª y 3era etapas. Proyecto 6Q004”, participaron los institutos de Biología y de Ecología de la UNAM y el Colegio de la Frontera Sur, Chetumal y Tapachula.

 

Además, el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados de Mazatlán y Mérida, las universidades autónomas de Campeche y Tamaulipas, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente de Quintana Roo, el INEGI y Pronatura, entre otros.