NIDO DE VÍBORAS

264

¡LA PROSPERIDAD económica llegó a Benito Juárez!.. Lástima que no sea para todos.

 

POR: ALBERTO CHUC

EN BENITO JUÁREZ hay buenas noticias: aumentaron los sueldos. Así es, de acuerdo con un comparativo de reportes oficiales, el salario tuvo un incremento notable desde que comenzó la gestión de Mara Lezama, con cifras a la alza que van desde unos modestos 14 puntos porcentuales hasta un enjundioso 40 por ciento.

 

CON SEMEJANTES números, sin duda que debe alcanzar para mucho más que tortillas y hasta para comer ¡carne! una vez a la semana, es más, hasta podría darse uno algún gustito por ahí, ya que dichas cifras rebasan con creces a la inflación.

 

AHORA SÓLO falta que la subida salarial se aplique al grueso de la población, porque de momento nada más está disponible para cargos en el gobierno municipal, cuyos hombros soportan un pesado fardo que ha de ser compensado con un generoso e$tímulo.

 

Y PORQUE Cancún tiene tanta importancia como el país mismo, Lezama Espinosa ingresa apenitas poco menos que el presidente Andrés Manuel, casi 109 mil pesitos, pero algo más que los regidores, que se embolsan como 107 mil varos.

 

DICHO DE otra manera, en esto de los sueldos de los encargados de administrar el municipio, dinero que sale de su bolsillo y el mío, Remby Estrada resultó un paladín de la austeridad comparado con las abultadas carteras de los actuales encargados de decidir los destinos de Cancún y universo circunvecino.

 

¡LA PROSPERIDAD económica llegó a Benito Juárez!.. Lástima que no sea para todos.

***

POR CIERTO, ya que mencionamos al ex alcalde de 10, Remby Estrada acudió a comparecer ante la Junta Local de Conciliación y Argüendaje por una demanda de despido injustificado.

 

EN REALIDAD la queja no pinta para mayor titular, ya que se trata de un asunto interno del Partido Verde que involucra a un ex colaborador de cuando Estrada Barba era su dirigente estatal. Pero sirva para ejemplificar que aunque pase el tiempo, el pasado siempre nos alcanza…

 

***

LA INSEGURIDAD no sólo se ha mantenido en niveles constantes tanto en el estado como en el resto del país, como lo admitió López Obrador durante su un tanto ocioso informe de 100 días de gobierno, sino que además los actos delictivos se han vuelto más creativos.

 

COMO LO demuestra el robo perpetrado en un lujoso restaurante de la zona hotelera de Cancún en días pasados, digno, si no de una película, sí al menos de un capitulillo en serie de televisión: los ladrones llegaron al lugar en lancha durante la madrugada, amparados en el cómplice manto nocturno para no llamar la atención. El robo sólo fue descubierto horas después, al salir el sol. El saldo: un guardia atado en una bodega, dinero en efectivo y botellas de licor desaparecidas. Por fortuna eso fue todo.

 

ASÍ NARRADO, el episodio parece sacado de una película de mafiosos de las de antes, de esas que se resolvían con ingenio antes que con violencia. No se trata de hacer apología del crimen, pero sin duda que merece un párrafo en el anecdotario de la historia de la ciudad.

 

LO BUENO, aparte del saldo blanco, es que contamos con autoridades locales muy bien pagadas que con sus hinchados emolumentos no tardarán en resolver este y otros muchos casos de inseguridad en el municipio, porque estamos seguros que se les queman las habas por desquitar el cheque. ¡Tiemblen villanos!