Ajustarán viviendas cerca de Tren Maya

243

Por la construcción del Tren Maya se establecerán nuevos modelos de ocupación territorial, dándole prioridad al cuidado ambiental.

POR: STAFF / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- A raíz de la construcción del Tren Maya se establecerán nuevos modelos de ocupación territorial donde, según aseguró el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), prevalecerá la parte ambiental.

 

Dado el inevitable crecimiento de la población en la zona, se buscará una estrategia para distribuirla, así como reestructurar el espacio y procurar una nueva fórmula de asociación con grupos locales mediante acciones dirigidas al respeto del medio ambiente.

 

“El proyecto de ordenamiento urbano de Palenque buscará un equilibrio entre áreas naturales, conformadas por un 70 por ciento, y desarrollo urbano, que comprendería un 30 por ciento”, expuso el director de Fonatur, Rogelio Jiménez Pons, en durante el encuentro TurismoES, del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

 

Paralelamente la reorganización de ocupación territorial se habilitará con capacitación a las comunidades para el manejo de turistas y en la producción, afín a lo que se consuma en la zona, como miel, productos orgánicos, pollo, entre otros.

 

Además, se establecerán modelos prácticos en las comunidades y se atraerán recursos económicos, y a Pequeñas y Medianas Empresas.

 

Jiménez Pons consideró necesaria la presencia de profesionales que hablen la lengua de la gente de la zona para ayudarles a incorporarse poco a poco a una cadena productiva sin cambiar drásticamente sus hábitos y reforzando su cultura, misma que se puede perfilar hacia el turismo ecológico, de aventura y naturaleza.

 

“Ya tenemos programas iniciales con algunas comunidades y ejidos, en dos o tres años tendremos que ver resultados, según el proyecto y la naturaleza del lugar se asignarán los recursos”, añadió Jiménez Pons.

 

Asimismo, señaló la importancia de la promoción particular de lugares poco conocidos con nuevos productos, como el proyecto de hoteles flotantes en medio de la selva alrededor de la estación Tenosique, en Boca del Cerro, aún sin un grupo hotelero que tome la batuta para desarrollos tipo boutique de entre 15 y 20 habitaciones.

 

En la zona de Chichén Itzá ya hay proyectos gestándose y todavía están en negociaciones de tierra para otros.

 

En 10 años, se espera que la oferta hotelera ascienda de 20 a 30 mil habitaciones, en la que destaque la calidad de los desarrollos de bajo impacto, pues al ubicarse en zonas sensibles, se debe generar cultura de respeto al medio ambiente en las comunidades, para generar un nuevo tipo de turismo

 

Conforme a la marcha en la realización del Tren Maya se seguirán incorporando asociaciones ambientales para darle seguimiento y acompañamiento al proyecto, además de vigilar que se lleve a cabo correctamente, concluyó Jiménez Pons.