Dan Estancias batalla a AMLO

219

Directoras de 11 Estancias Infantiles de las 48 registradas en Benito Juárez negaron ser parte de la corrupción que acusó el presidente Andrés Manuel López.

 

 

POR:MARCO ANTONIO BARRERA / OMAR ROMERO 

CANCÚN, Q. ROO.- Directoras de 11 Estancias Infantiles de las 48 registradas en Benito Juárez negaron ser parte de la corrupción que acusó el presidente Andrés Manuel López Obrador, a quien retaron a investigar y comprobar que “no hay forma de meterle gol al gobierno”, al menos desde esa trinchera.

 

Al reconocer que no reciben subsidio federal desde enero pasado, lo cual les ha complicado la operación de sus negocios, denunciaron ser víctimas de una “cacería de estancias” por supervisores de la Secretaría del Bienestar mediante la intimidación a madres solteras con entrevistas a niños, a quienes toman fotografías.

 

A través de un mensaje de voz dirigido a dicho grupo de Estancias, la ex delegada estatal de la extinta Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), Marybel Villegas, afirmó que en esos centros de cuidado infantil “hay corrupción”, pero sin mencionar dónde ni a los responsables de esos actos, aunque reiteró que ayudará a las beneficiadas del Programa de Estancias Infantiles para Apoyar a Madres Trabajadoras.

 

En Quintana Roo hay 107 Estancias registradas bajo esta modalidad de corresponsabilidad económica, entre gobierno y madres solteras, que benefician a cuatro mil niños.

 

En Chetumal siete estas Estancias interpusieron amparos para combatir la exclusión económica de la que son objeto y a las que podrían sumarse otras 14. En Cancún nueve directoras pedirán también el amparo de la Justicia Federal esta semana y se sumarían otras 15 antes de que concluya el presente mes.

 

En Cozumel, hay 20 directoras de Estancias que también reciben asesoría legal de Movimiento Ciudadano, que en esta cruzada nacional encabeza mil 326 peticiones de amparo, mientras que el Partido Acción Nacional contabiliza otras 500.

 

Hasta diciembre pasado, las estancias infantiles recibieron un subsidio económico mensual de 950 pesos por cada niño que tenían bajo su cuidado. La falta de recursos la han subsanado con ahorros, reducción de gastos de operación o con  el apoyo solidario de madres trabajadoras que contribuyen con alimentos.

 

“Estamos tratando con vidas humanas. Nuestro objetivo es el cuidado, pero también la maduración y el desarrollo de los menores desde su primera etapa de vida. Las niñas y niños no saben si tenemos o no dinero. Para nosotros estos pequeños son lo más valioso y por ellos, seguiremos luchando”, advirtió Laura Victoria Tlapale Díaz, responsable de la estancia “Lauren”.

 

En la entidad, las Estancias Infantiles están autorizadas para atender de 16 a 60 infantes, de acuerdo a los metros construidos de sus instalaciones; es decir, por cada dos metros cuadrados pueden albergar un niño, y por cada ocho niños requieren de una maestra, aunque por cada cuatro menores con discapacidad requieren la atención de una persona.

 

No obstante, directoras de Estancias Infantiles consultadas por Luces del Siglo reconocieron que nunca han trabajado al límite de su capacidad porque era responsabilidad de Sedesol canalizar a los niños aceptados en el Programa, mediante una serie de requisitos que deberían cumplir ajenos a la Estancia.

 

Citaron algunos, como por ejemplo un programa interno de Protección Civil, póliza de responsabilidad civil de daños a terceros, posesión del inmueble, uso de suelo, aviso de funcionamiento sanitario otorgado por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, alta en Hacienda, certificación en la prestación de servicios para la atención y cuidado de los niños; reglamento interno de la Estancia y una Clabe Interbancaria, entre otros.

 

Insistieron que en esos lugares no hay corrupción porque los lineamientos de operación del programa son rígidos como también las visitas de supervisión de las que fueron objeto. Incluso, cada instalación tiene una bitácora diaria con asistencias, horarios, condiciones físicas de los menores y su desarrollo motriz, las cuales son avaladas con la firma de las madres cada día.