NIDO DE VÍBORAS

228

¿QUÉ QUERÍAN que pensáramos? Después de todo ese ha sido su modus operandi desde… hace mucho tiempo, por no decir siempre.

POR: ALBERTO CHUC

¿SE ACABÓ el neoliberalismo? De acuerdo con el presidente Andrés Manuel sí, quien durante el anuncio del Plan Nacional de Desarrollo dijo en su muy pajticular tono que comienza una nueva era de bienestar para la gente de este sufrido país.

 

PUES HABRÁ de verse, porque puede proclamarse el mejor de los futuros pero eso no necesariamente lo convierte en realidad, que si de algo sabemos en México es de utopías irrealizables.

 

QUE LA intención es buena y en realidad las palabras de AMLO van dirigidas a endulzar el oído de tanta gente que se ha sentido desplazada durante mucho tiempo; pero ahí está el peligro, tanto para él como para el país: generar una expectativa imposible de lograr que al rato devendrá en frustración y mayor enojo social.

 

PERO A final de cuentas, ¿qué significa acabar con el neoliberalismo? En pocas palabras y hasta donde Kukulkán entiende, es un cambio de orientación en las políticas económicas y sociales para tratar de hacer menos profunda la brecha de desigualdad entre los extremos de la población.

 

EL OBJETIVO es ambicioso y causará los naturales rechazos de quienes se vean afectados o simplemente no estén convencidos de las palabras del presidente; pero si el gobierno de López Obrador consigue al menos una tercera o cuarta parte de sus objetivos, podrá decirse que su gestión fue exitosa.

***

HABLANDO DE cambios, ¿se acuerda que durante algún tiempo se habló y despotricó en contra de Aguakan e incluso algunos alcaldes se habló de quitarle la concesión en el servicio de agua potable?

 

AL MENOS eso es lo que dijeron en su momento Laura Fernández en Puerto Morelos y hasta hace unos meses Cristina Torres Gómez, quienes parecía se lanzaban contra la concesionaria con el cuchillo entre los dientes.

 

BUENO, PUES en marzo de 2019 las cosas siguen más o menos igual: Aguakan todavía se encarga de distribuir el agua potable a la población, en muchos casos con cobros excesivos en la factura.

 

LO ÚNICO novedoso es que Cristina Torres fue reemplazada por Laura Beristain en Solidaridad y al parecer tampoco podrá hacer mucho, no porque no quiera sino porque anda muy atareada con la renuncia masiva de colaboradores en su equipo como para andarse ocupando del agua potable.

 

ANTE TAL situación y como para demostrar que no son tan oportunistas como parecen, los diputados locales del Partido Verde andan viendo de denunciar penalmente a Aguakan por la contaminación de cenotes en ese municipio. Lo que suena bien y resulta justo si se comprueba que la empresa ha sido irresponsable en su manejo de aguas negras

 

PERO COMO entramos en época de campañas electorales y hay que quedar bien con la clientela para que no se quede con la impresión de que el partido es una veleta que se acomoda a donde sopla el viento, semejante anuncio luce sospechoso.

 

¿QUÉ QUERÍAN que pensáramos? Después de todo ese ha sido su modus operandi desde… hace mucho tiempo, por no decir siempre.