Los más frescos

528

Lo primero que hay que hacer para asegurarse de comprar un producto fresco cuando se trata de pescados y mariscos.

 

Por: Stephanie Quiles /Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco 14-Mar-2019 .-Lo primero que hay que hacer para asegurarse de comprar un producto fresco cuando se trata de pescados y mariscos es ir al Mercado del Mar y no al supermercado, pues las cadenas de súper concentran el producto en en lugar y luego se distribuye, no se sabe cuánto tiempo estuvo congelado, en qué condiciones y es más difícil conocer su manejo previo.

En cambio, al mercado del mar llegan los productos frescos, también algunos congelados, pero son expertos en recibir productos marinos y tratarlos.

“El olor del producto es básico, cualquier pescado o marisco debe oler a mar, pero no mal, no a podrido. Hay que ser consciente de que siempre hay un riesgo con estos alimentos, sobre todo cuando se trata de conchas, como ostiones; por ejemplo, yo sólo compro en Ostiones Chava, pero sí hay que saber que aunque lleguen muy frescos hay riesgo”, explica César Cárdenas, chef copropietario de Ssam.

Y para saber cómo elegirlos César te dice algunos tips de acuerdo al tipo de producto de mar.

Pescado

– Ver que los ojos no tengan rastro de sangre.
– Su piel debe ser brillosa y al tocarla firme, que no sea babosa o mocosa al pasar un dedo suavemente.
– Si ya está cortado hay que tocarlo y sentirse firme y tener aroma a mar, no a podrido, como el agua que huele afuera del mercado.

Ostiones

– Deben estar completamente cerrados, si hay uno abierto hay que descartarlo.
– Hay que saber que siempre hay un riesgo porque tienen muchos microorganismos.
– Un lugar recomendable en el Mercado del Mar es Ostiones Chava.
– Hay que lavar con cepillo para retirar la tierra.
– Su tiempo de vida máximo es de tres días en el refrigerador.

Camarón

– Hay distintos colores, de acuerdo a si son de estero, granja, mar; pero siempre deben oler a mal, no mal.
– Por lo general llega congelado, es normal.
– La cabeza no debe estar negra.
– No hay que comprar y luego congelar, descongelar y congelar. Sino que hay que consumir el producto lo antes posible.

Calamar y pulpo

– Son alimentos que también llegan congelados a la ZMG.
– Su aroma debe ser a mar, no desagradable.
– Hay que tocar el pulpo y no se debe tener una sensación de baba.