Liberan a dueña del Parnassus

1768

Ahora, ya en libertad, Irma Magaña luchará por recuperar el hotel que le despojaron.

 

POR:OMAR ROMERO

CANCÚN, Q. ROO.- Tras permanecer ocho meses injustamente presa, desde el 8 de marzo de este año la empresaria Irma de los Ángeles Magaña Campos recuperó su libertad, al demostrar que un error judicial la mantuvo recluida en el penal de Santa Martha Acatitla, en Ciudad de México, por el presunto delito de fraude procesal.

 

De acuerdo con lo expuesto por la propietaria del Hotel Great Parnasuss, ante el error judicial cometido por la juez interina del Trigésimo Séptimo Penal del Fuero Común de Ciudad de México, Yadira Quintero Pérez, su defensa recurrió al incidente de nulidad de actuaciones, es decir, que los actos desarrollados durante el proceso no tuvieran validez, argumentando la existencia de una lesión en sus derechos fundamentales.

 

La historia de esta injusticia comenzó a partir del 24 de enero de 2014, cuando falleció su esposo el empresario Salvador Ornelas Hernández dejando pendiente un juicio por la operación del Hotel Great Parnassus, tras contratar un fideicomiso; a lo que ella tuvo que hacer frente como aval de Desarrollos Pami S.A. de C.V. y fue obligada a firmar un reconocimiento de deuda ante el Grupo Tsetaro Sociedad Anónima de Capital Variable (perteneciente a Grupo Azteca), que adquirió los derechos del fideicomiso.

 

Lo que ocurrió posteriormente no tuvo nombre, ya que la empresa de Ricardo Salinas Pliego hizo gala de su poder para confabularse con los abogados de Magaña Campos, a quien en abril de 2015 terminaron despojándola de su hotel de manera ilegal, el cual actualmente opera como Seadust Cancún Familiy Resort, mismo que ya en libertad pretende recuperar.

 

Voy a luchar para defender el patrimonio que mi esposo le dejó a nuestras hijas-, dijo a sus abogados al dar los primeros pasos ya en la calle.

 

Irma de los Ángeles recordó que el 15 de febrero de 2018, Brenda Ramírez García apoderada legal de Grupo Tsetaro la denunció por fraude procesal, y sin haber sido notificada, el 5 de junio el agente del Ministerio Público de la Fiscalía Desconcentrada en Investigación acordó elaborar un desglose de la averiguación previa FCH/CUH-4/T1/00318/16-06 para posteriormente modificar el número al de FCH/CUH-4/T1/000318/16-06 D01, a pesar de que entre ambas no existía relación.

 

Con esta irregularidad consumada, el 3 de julio de 2018 la autoridad ejerció acción penal y el 6 de julio la juez Interina Yadira Quintero Pérez resolvió que era competente para conocer la solicitud del agente del Ministerio Público, y radicó la causa bajo el número de expediente 122/2018, girando la orden de aprehensión el 10 de julio, misma que fue cumplimentada ese mismo día, e Irma quedó desde entonces presa en el Centro Femenil de Reinserción Social Santa Martha Acatitla.

 

“Lo anterior revela que al momento de presentarse la denuncia y de realizarse el desglose de la averiguación previa FCH/CUH-4/T1/00318/16-06 D01, ya se encontraba vigente el Código Nacional de Procedimientos Penales acorde con la declaratoria expedida por la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México”, refirió al enfatizar que la juez interina no era la autoridad competente para conocer la causa penal, ni para dictar el auto de formal prisión, sino que le correspondía a un juez de control.

 

Además afirmó que tras la denuncia, al momento de hacer el desglose, es decir, separar de la averiguación previa inicial, la nueva denuncia, esto fue realizado bajo las reglas de un sistema que ya no estaba vigente, violentándose así sus derechos, puesto que tenía que ser sujeta a un proceso acorde con las reglas del Código Nacional de Procedimientos Penales y no con las del Código de Procedimientos Penales para el Distrito Federal (hoy Ciudad de México).

 

Es por ello, que su defensa ante este grave error judicial hizo valer el incidente no especificado de nulidad de actuaciones; por lo que en audiencia pública del 8 marzo de marzo pasado (fecha en que se conmemora el Día Internacional de la Mujer) el actual Juez Trigésimo Séptimo Penal del Fuero Común del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México declaró fundado dicho incidente, por lo que decretó la nulidad absoluta de las actuaciones judiciales y ordenó poner en libertad inmediata a Irma de los Ángeles.