Falta claridad en casas de empeño

186

Mientras el gobierno del estado sólo autorizó la operación de 16 casas de empeño en Cancún, en la práctica hay 115.

 

POR: VÍCTOR HUGO ALVARADO

CANCÚN, Q. ROO.- De las 115 casas de empeño que operan en Benito Juárez, 88 figuran en el padrón de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), pero sólo 16 cuentan con el permiso correspondiente, de acuerdo con el Diario Oficial del Gobierno del Estado.

 

El Registro Público de Casas de Empeño (RPCE) tiene lista de los establecimientos que brindan este tipo de servicios, sin embargo, 72 inmuebles no forman parte de la relación oficial publicada en el órgano difusor de la entidad que avale su autorización para operar.

 

Además, de las 16 casas de empeño autorizadas hay dos que no aparecen en el buscador de Profeco, requisito necesario para dar cuenta de la fiabilidad existente en las prácticas mercantiles del establecimiento.

 

Por si fuera poco, no todas las casas de empeño aprobadas por el gobierno de Quintana Roo han actualizado su refrendo de operación, ya que a pesar de estar presentes  en el padrón de la dependencia, seis establecimientos operan con registro vencido, situación que se castiga con multas de hasta cuatro millones de pesos y clausura parcial o total.

 

En total, de los 115 lugares que tienen giro de casas de empeño dentro del municipio, se estima que 27 mantienen su funcionamiento sin aparecer en alguna base de datos que demuestre su legalidad ante cualquier instancia reguladora.

 

Si bien no es un número que genere una alarma mayor que sugiera una crisis, al hacer una comparación con los datos difundidos en el Periódico Oficial y el Registro Público de Profeco, existen discrepancias en los nombres o la razón social de los establecimientos, situación que dificulta corroborar su fiabilidad o su localización.

 

Una de las razones es que no todas las casas de empeño quedan registradas bajo esa denominación en el padrón estatal debido a que utilizan otra razón social para poder ejercer el servicio, como es el caso de los montepíos, los cuales también se dedican al ejercicio prendario y que cuentan con sucursales en todo el municipio.

 

Comprar y vender en una casa de empeño resulta relativamente fácil, ya que sólo se requiere una credencial de elector para realizar cualquier operación, sin embargo, los documentos que entregan como aval que compruebe la transacción poseen poco respaldo fiscal, cosa distinta con los montepíos, los cuales incluso realizan pre registros en sitios de internet.

 

Recientemente, fue anunciada la creación de una propuesta que pretende regular la operación de las casas de empeño en la entidad debido al oscurantismo presente tanto en sus normas de operación como en sus procedimientos, esto con el objetivo de otorgar a la ciudadanía mayor fiabilidad al momento de realizar operaciones en estos establecimientos.