Hasta para exigentes

627

 

 

Por: Alberto Bortoni / Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 22-Mar-2019 .-Los crossovers dominan el mercado y con modelos como la QX50 es fácil entender por qué.

El diseño exterior es atractivo y, por dentro, los diseñadores supieron cómo aprovechar el espacio. Resalta especialmente el diseño del tablero y la consola, así como el uso de componentes claros que se iluminan con el techo panorámico.

El aislamiento interior y los materiales usados son de alto nivel. Las costuras en el tapizado del tablero y paneles de las puertas dan un toque artesanal en un producto industrializado.
El inserto de madera en el tablero es un buen toque pero en la unidad que tuvimos no era del mismo tono para tablero y puertas.

El equipo de entretenimiento, en la versión Sensory, incluye un sistema de audio de Bose con 16 bocinas. El sonido es muy bueno además de que las bocinas lucen cubiertas metálicas que le dan una mejor apariencia. Lo único que extrañamos es el sistema CarPlay y Android Auto, que no está disponible todavía en Infiniti.

El interior tiene dos pantallas de LCD táctiles en la consola central. La pantalla baja para la mayoría de los controles y la pantalla alta con información de navegación. El panel de instrumentos es convencional, con una pequeña pantalla en el centro pero con indicadores análogos para revoluciones y velocidad. Además, tiene head-up display para proyectar información en el parabrisas.

El motor es lo que realmente brilla del tren motriz. Es un 2 litros turbo, pero aunque es similar en especificaciones realmente no es como ningún otro. El motor de Infiniti es un motor avanzado, de inyección directa e indirecta. Lo más interesante es que tiene relación de compresión variable.

La relación de compresión puede variarse de forma continua entre una muy baja de 8 a 1 hasta una muy alta de 14 a 1 dependiendo de la situación de carga. Cuando el coche necesita una alta potencia, el motor se va a una compresión de 8 a 1 y deja que el turbocargador llegue a su máxima presión.

Cuando se necesita eficiencia se pasa a un 14 a 1, con una mínima presión del turbo.
El motor tiene una gran respuesta: rápido y con poco retraso en la entrega de potencia.
El rendimiento de combustible en ciudad estuvo por encima de los 8.3 kilómetros por litro, nada extraordinario pero se usó bien su potencia.

Entre los puntos en contra está que la tracción delantera se encuentra limitada en la potencia que puede poner al pavimento y la transmisión CVT se encarga de matar el entusiasmo a altas revoluciones.

Sin embargo, hay que reconocer que en el rango medio y bajo la CVT hace un buen papel y aprovecha el torque del motor para aceleraciones sin esfuerzo. Es sólo cerca de la línea roja del tacómetro cuando la sensación demerita.

La QX50 agrega un segmento que faltaba en Infiniti.
Sigue siendo un crossover relativamente compacto y familiar, pero con diseño, equipo y materiales que agradarán a los más exigentes.

Compite con:

Acura RDX A-Spec
Acura recién presentó la nueva generación de la RDX. Un modelo más orientado a la deportividad que la QX50 aunque esta última luce un poco más lujosa. El interior también luce mejor en la Infiniti, pero es en la mecánica en donde Acura le llevará la delantera, principalmente por su sistema de tracción en las cuatro ruedas y su transmisión automática de 10 velocidades.
$819, 900

 

Audi Q5 Elite
Tiene un diseño más conservador, pero de igual forma está bien equipada y mantiene un interior de alta calidad.
Quizá no tenga la apariencia artesanal de la QX50 pero lo compensa con buenos materiales y ensambles. Tiene de serie tracción en las cuatro ruedas, pero muchos sistemas son equipo opcional con costo adicional.
$899,900 pesos

Veredicto

El interior de la QX50 y su motor son los aspectos que más destacan.
Una buena calidad en sus materiales además de la dosis suficiente de tecnología la hacen acogedora y moderna. El motor tiene una gran respuesta aunque en ocasiones la transmisión se encarga de ocultar.