NIDO DE VÍBORAS

305

 

POR: ALBERTO CHUC

SI A los madridistas de corazón les dolió en el alma la partida de Cristiano Ronaldo a la Juventus, imagínense lo que han de estar sintiendo los petistas ahora que Nivardo Mena, el presidente municipal de Lázaro Cárdenas emanado de sus filas, decidió irse a enfundar la casaca perredista.

 

NO, NOSOTROS tampoco creemos que lo vayan a sufrir tanto, aunque añade algo de comedia a la ya de por sí divertida escena política local. De acuerdo con el ex “trabajador”, el poco apoyo de parte de quienes se supone juegan en su mismo equipo es la causa detrás de su decisión de cambiar de camiseta y una vez salida la mercancía no hay devolución, aunque le rueguen.

 

EN EL fondo, lo que la renuncia del alcalde viene a demostrar es que el Partido del Trabajo requiere muuucho trabajo interno, porque si no ponen remedio a sus pleitos podrían llevarse un buen varapalo en junio, que ya de por sí necesitan de vejigas para nadar porque las fuerzas no les alcanzan para ir solitos y por eso andan en coalición.

 

POR LO pronto, los más felices con la situación son los amarillos, no sólo porque de rebote se han hecho con una alcaldía sino porque reciben una bocanada de aire (no tan fresco, la verdad) en sus maltrechos pulmones.

 

***

PURAS PÉRDIDAS. La caja registradora en el Ayuntamiento de Bacalar cada vez suena menos y no porque la gente haya dejado de apoquinar con sus impuestos, sino porque no han podido cobrarle la tarifa de horario extra a los expendios de alcohol que satisfacen la necesidad de los trasnochados.

 

Y TODO porque los diputados no se apuran en pasar la Ley de Alcoholes del estado, a la cual siguen haciendo remiendos para desespero de tesorerías municipales y dueños de cantinas y bares restaurantes.

 

EN EL caso concreto de Bacalar, el cajero municipal Juan Gabriel Borges Chim estima que un milloncito de pesos es el faltante por culpa de la tardanza en el Congreso del Estado. La suma es significativa, sobre todo para un lugar que está despegando turísticamente y que requiere una amplia inversión para paliar sus múltiples deficiencias ambientales y sociales.

 

BUENO, LA verdad es que con esa cantidad no iban a hacer mucho, pero ojalá que el gobierno local no lo use de pretexto para incumplir sus obligaciones.

 

***

QUE POR cierto, entre sus obligaciones está la de cuidar el entorno natural local para evitar matar a la maquinita de hacer billetes verdes. En ese sentido, el Ayuntamiento de Bacalar está fallando miserablemente, pues aunque la Profepa clausuró un hotel que colocó cemento sobre los famosos estromatolitos en la laguna, el daño está hecho.

 

¿DÓNDE ESTABA la autoridad?, ¿quién autoriza permisos?, ¿quién regula qué se construye, dónde y cómo? Lo más probable es que se escuden con que eso es competencia federal o estatal y se laven las manos, lo cual sería todavía peor: da a entender que allí el gobierno vale para poco.

 

A ESTE paso, la laguna de los siete colores no tardará en convertirse en la laguna de las tres-quizá-cuatro-tonalidades…

 

***

TAL VEZ se enteró: hace pocas semanas, escondida entre tantas noticias, se dio a conocer que una cápsula enviada desde Cabo Cañaveral se acopló a la Estación Espacial Internacional, hazaña que en estos tiempos suena bastante rutinaria.

 

LO PARTICULAR de este caso es que el artilugio, de nombre Crew Dragon, fue desarrollado por la empresa privada SpaceX, que la envió al espacio en un Falcon 9, un cohete propulsor también creado por la compañía.

 

TAN SÓLO fue un vuelo de prueba, sin tripulantes, pero demostró la capacidad tecnológica de la empresa, que no es la única en el negocio espacial, ya que existen otras como Orbital y Virgin Galactic, cada una con sus desarrollos propios.

 

DICHO DE otro modo: la colonización espacial por parte de empresas privadas, como ocurre en los universos fílmicos de Alien y Blade Runner, es una realidad ya no tan incipiente. ¡Gulp!