¿Somos productores de naranjas y compramos el jugo?

247

Las ventas globales de vehículos eléctricos han aumentado, pero aún representan sólo el 1.2% de las ventas totales.

 

 

Por: Yvette Hesse

Facebook: yvette.hesse        Twitter: @YvetteHesse

 

Hagamos de cuenta que vendemos playeras. El costo de producción es de cuatro dólares y su precio al público es de 54, pero a veces sube mucho más y, por tanto, nuestra ganancia mínima es de 50 dólares; y suertudos que somos, encima, en todo el mundo nos solicitan el producto.

 

¿Sería un negocio redondo verdad? ¿Quién en su sano juicio nos podría decir que abandonemos ese giro porque la gente ya no quiere playeras sino camisas? Bueno, quise hacer un símil muy sencillo de lo que sucede con el petróleo de México y la necesidad de echar a andar las refinerías e incluso construir más. Para ello, debemos observar qué pasa en el mundo…

 

 

ESTADOS UNIDOS: SUPERA RÉCORD EN REFINACIÓN

 

Las refinerías de petróleo estadounidenses están funcionando a toda máquina para satisfacer la insaciable demanda de gasolina y diésel en ese país y en el extranjero; y es que, ni más ni menos, tienen un importante incentivo financiero para procesar la mayor cantidad de petróleo posible: una altísima rentabilidad.

 

Actualmente en el mundo hay alrededor de 680 refinerías, con una capacidad de refino global superior a los 95 millones de barriles al día. A escala global, Estados Unidos es el país con mayor capacidad de refino, siendo también el país con mayor el número de complejos petroquímicos, en concreto, el 21.9 por ciento de las refinerías se encuentran en suelo estadounidense. Vaya, el año pasado tuvieron un inmejorable récord de refinación, ganando millones y millones de dólares.

 

 

EEUU GANA CON EL NEGOCIO DEL VALOR AGREGADO

 

Y una mala noticia para México: somos uno de sus más importantes compradores de gasolina. El asunto es una burla. Equivale a ser productores de naranja y en vez de hacer y vender el jugo… se lo compramos carísimo a Estados Unidos. No hay que ser un experto economista para saber que la ganancia se la lleva quien realiza el proceso de hacer el jugo… igualito con lo del crudo y la producción de combustibles de valor agregado, como la gasolina y el diésel; es decir, México debería estar refinando su petróleo y exportar y ganar… no importar y gastar… como sucede ahora…

 

 

¿QUÉ PASA CON LA TENDENCIA VERDE?

 

Aun cuando mucha gente piensa que la tendencia verde es el futuro, y suena muy interesante, en realidad nos falta mucho, pero mucho para prescindir del uso de combustibles.

 

Mire si no. Había grandes expectativas con el ascenso de Tesla y de los vehículos eléctricos en general; pues bien, sí es cierto que las ventas globales de vehículos eléctricos han aumentado en más del triple desde 2014, pero… aún representan sólo el 1.2% de las ventas totales de vehículos, de acuerdo con la Agencia Internacional de Energía. O sea, los vehículos eléctricos sí son el futuro, pero simplemente eso no ocurrirá en los próximos años y mientras tanto muchos países sí están haciendo negocio con el petróleo y nosotros… mirando y gastando…

 

EEUU GANA CON LA CORRUPCIÓN EN AMÉRICA LATINA

 

Los países latinoamericanos son cada vez más dependientes de las costosas importaciones de combustible, en medio de problemáticos esfuerzos para impulsar la producción petrolera a nivel doméstico y ampliar su capacidad de refinación. Y… ¿qué ha sucedido? Además de la tremenda corrupción, el interminable cuento de proyectos y recortes presupuestarios han estancado las inversiones, agravando la situación para muchos países. Ahora bien, para los refinadores en Estados Unidos ello es una enorme ventaja: tienen en su propio vecindario un mercado listo para hacer crecer sus exportaciones de combustible…

 

 

NOS VOLVIMOS DEPENDIENTES DE LA COMPRA

 

México es actualmente el mayor mercado para las refinerías de Estados Unidos y sus compras de gasolina y diésel han crecido rápidamente en los últimos años, hasta alcanzar un promedio de 808,000 barriles por día (bpd) en el 2017, lo que equivale a cerca de dos tercios de la demanda doméstica total, según datos de Pemex. El negocio de los hidrocarburos no está en la venta del crudo o gas, está en la transformación de estos para su uso en la vida cotidiana en la economía de un país.

 

 

BIEN ADMINISTRADO, EL BENEFICIO ES ENORME

 

Las diferencias de precios entre los productos refinados y petróleo crudo, conocidas como crack spreads, pueden indicar más o menos la cantidad de beneficios que una refinería puede hacer en el procesamiento de crudo en gasolina o diésel. Así las cosas, podemos impulsar lo más posible la tendencia verde, ello es indudable, pero no por eso quedarnos fuera del negocio millonario que México tiene enfrente… tal como, por ejemplo, Noruega lo hace y lo hace muy bien…

 

 

*Yvette Hesse es directora de Grupo Editorial Kankun y Gente Q. Roo, revista de negocios y política.