Ordenan al tricolor cambiar candidatos

190

El Consejo General del Ieqroo dio 24 horas al Partido Revolucionario Institucional para hacer cambios en sus postulaciones a candidatos a diputados, para ajustarse a los criterios de paridad de género.

 

 

POR: HERLINDO VÁZQUEZ

 

CHETUMAL, Q. ROO.- Los alegatos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) para mantener a sus candidatos a diputados por el principio de mayoría relativa fueron desechados por el Consejo General del Instituto Electoral de Quintana Roo (Ieqroo).

 

El instituto dio un plazo de 24 horas, a partir de la notificación, para que el partido haga nuevas postulaciones que se ajusten a los criterios de paridad de género, con la intención de garantizar equidad en el reparto de las candidaturas.

 

El viernes pasado el Consejo General del Ieqroo ordenó al PRI realizar nuevas postulaciones porque sus potenciales candidatos no cumplían con el criterio de transversalidad que establece la paridad de género. En respuesta, la representación tricolor ante el Ieqroo entregó un escrito en el que defendió sus propuestas de candidatos a diputados y se negaba a hacer algún cambio.

 

Los precandidatos registrados por el PRI son Valeria Alejandra Aragón Cahuich (Distrito I), Marycruz Vargas Aceves (II), Francisco Amaro Lara (III), José Luis Ross Chalé (IV), Renata Ríos Güemes (V), Karla Michel Carballo López (VI), Enoel Pérez Cortez (VII), Martiniano Maldonado Fierros (VIII), Yenny del Carmen López Landero (IX), Bernalda de la Cruz Córdoba (X), Carlos Hernández Blanco (XI), Brenda Verónica Hau Uex (XII), Luis Silveira Gómez (XIII), Miguel Adán Martínez Cabrera (XIV) y Rolando Jesús Rodríguez Herrera (XV).

 

Sin embargo, durante la sesión de ayer martes el Consejo General del Ieqroo rechazó las postulaciones y ordenó al partido hacer nuevas designaciones en un plazo no mayor a 24 horas, bajo el argumento de que el PRI promovió a cuatro hombres y una mujer en distritos donde la participación del electorado es baja, lo que es considerado por la autoridad electoral como una contravención a la paridad de género y un obstáculo para las mujeres.