NIDO DE VÍBORAS

513

 

POR: ALBERTO CHUC 

¡SE QUEMÓ el pejelagarto! De acuerdo con los testigos, las llamas alcanzaron gran altura, causaron gran estrépito y el calor generado consumió todo el lugar, muy concurrido y apreciado por los habitantes y turistas de Bacalar, que es donde se encuentra el restaurante siniestrado ayer. Por fortuna, el incidente no pasó de los daños materiales.

 

EN CONTRASTE, el que sigue ardiendo en el fuego de sus declaraciones es el presidente Andrés Manuel, quien con sus ataques a la porra fifí y a los exploradores llegados de la península ibérica hace cinco siglos, provocó una llamarada que ha hecho las delicias de los hacedores de memes, además de a sus detractores.

 

SIN EMBARGO es poco probable que López Obrador salga quemado, ya que la provocación es parte de su estilo y funciona bien como amortiguador de otros temas que quedan opacados por las andanadas de críticas hacia el actuar y decir del presidente.

 

NO OBSTANTE, hay que señalar que AMLOVE no es incombustible y en una de esas se nos quema de verdad…

 

***

¿QUÉ TIENEN en común la Riviera Maya y Suiza? A primera vista, nada: una es un paraíso tropical y la otra un paraíso montañoso. Lo cual no significa que sean excluyentes entre sí; al contrario, esta aparente pareja-dispareja puede funcionar precisamente por eso, porque son tan distintos que el abanico de opciones que ofrecen en su diversidad es única para sus visitantes comunes.

 

Y PARA que amarre, en días pasados el embajador del país alpino en México, Eric Mayoraz, anduvo de visita en Playa del Carmen y Tulum, dando cuenta del potencial de cooperación que hay con ambos destinos.

 

EN ÉPOCA de incertidumbre en el sector turístico con los tambaleantes pasos en la Secretaría que lidera Miguel Torruco, el todavía espectral proyecto del tren maya y la eterna apertura de Ichkabal en el sur, este tipo de acercamientos tiene mayor solidez.

 

***

QUE POR cierto, la autoridad municipal de Tulum alista su reglamento de ecología, el primero de su historia, lo que representa a la vez un hito y un colmo, porque tras su fachada de destino ecolo-hippie y sustentable, se esconde que ahí cada quien hace lo que quiere y como puede porque no hay lineamientos en materia ambiental.

 

LO QUE resulta irónico cuando se considera que justo al ladito está la reserva de la biosfera de Sian Ka’an, que maneja parámetros internacionales, pese a lo cual se encuentra bajo mucha presión por parte de los profetas del desarrollo inmobiliario, que ven en la selva y los humedales un desperdicio de terreno ocioso.

 

AUNQUE, YA visto más de cerca, se pregunta uno si el mentado reglamento no llegará un poco tarde ante la glamurosa depredación de quienes han convertido a Tulum en la Ibiza del Caribe, donde se intoxica a la gente durante interminables fiestas nocturnas para después venderles estancias de desintoxicación por las mañanas, el negocio redondo.