Consuma Bankia fraude

55

Departamentos del desarrollo Grand Coral fueron usados por empresarios españoles para defraudar.

 

POR: FELIPE VILLA

SOLIDARIDAD, Q. ROO.- Los departamentos de lujo del desarrollo Grand Coral en la Riviera Maya, originalmente rematados por Bankia en una aparente simulación de precios y posible blanqueo de capitales, se han puesto a la venta por sus nuevos propietarios en un valor hasta cuatro veces más de lo que les costó.

 

Estas operaciones están sujetas a una investigación de la Unidad de Inteligencia Financiera de los Servicios de Administración Tributaria (SAT) presumiblemente por defraudación fiscal, pero eso no ha sido un impedimento para su comercialización a los precios que actualmente tasa el mercado inmobiliario, cuando fueron adquiridos a un costo mucho menor.

 

Por ejemplo, el caso del departamento 231 sur, del condominio Marea Azul, que Bankia remató en 343 mil dólares el mes de abril de 2018, cuatro meses después, 3 de agosto del mismo año, fue vendido por su entonces dueño en la cantidad de 1.3 millones de dólares como consta en la escritura formalizada ante la Notaría Pública Número 13 del grupo Cámara y Asociados.

 

En el mismo condominio Marea Azul, el departamento 735 sur, que fue rematado por Bankia en abril de 2018 en poco más de 201 mil dólares, fue revendido en 473 mil dólares apenas en enero de 2019, al doble del precio de venta del banco español.

 

Otro caso que se suma a esta serie de operaciones fraudulentas, es el departamento E-212 de la torre Lorena Ochoa, frente al campo de golf diseñado por Nick Price, y cuenta con lujosas amenidades: fue vendido por Bankia en abril de 2018 en tan sólo 97 mil dólares y posteriormente revendido al triple, en 295 mil dólares, de acuerdo a escritura otorgada el 13 de diciembre del mismo año.

 

La mayoría de los departamentos del Gran Coral Riviera Maya fueron vendidos a precios ridículos a través de la empresa desarrolladora, propiedad de Bankia y CaixaBank, de acuerdo con la denuncia que investigan las autoridades hacendarias,  lo que ha motivado que a nivel federal indaguen a los bancos españoles por presuntamente recibir pagos no declarados, lo que podría ser constitutivo de delito fiscal y blanqueo de capitales.

 

Una de las pistas que sigue la investigación, es comprobar que Bankia a través de sus funcionarios en México manipuló los avalúos de su cartera de propiedades para favorecer a ciertos compradores “amigos” que recibieron departamentos de lujo a precios irrisorios y totalmente fuera de mercado.