Rebasa la atención médica a infraestructura hospitalaria

62

Los hospitales de Cancún y Chetumal requieren duplicar la cantidad de camas para brindar un mejor servicio médico, reconoció la delegada estatal del ISSSTE.

 

POR: LAURA CRUZ

CHETUMAL, Q. ROO.- Las instalaciones del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) están rebasadas por la demanda de derechohabientes y el rezago de infraestructura que se mantiene sin remodelar desde su creación en la entidad, reconoció la delegada Marina González.

 

Dijo que una queja constante a cerca de las debilidades fue dejar en cartera la construcción de la Unidad de Medicina Familiar de Playa del Carmen, la cual contribuiría a hacer más eficiente la atención mediante dos consultorios de medicina familiar, uno de odontología y un laboratorio, además de área de archivo y almacén, que tendría una inversión de 14 millones de pesos y que comenzaría a operar este año.

 

Tras esperar que el panorama mejore este año, la funcionaria señaló que debe incrementarse la capacidad hospitalaria de otros nosocomios, como el de Cancún, que de 19 camas censables requiere 30, a la par que el Hospital de Chetumal  requiere dejar de ser de segundo nivel y convertirse un nosocomio general.

 

En la capital del estado, dijo, se requieren 60 camas censables para otorgar un mejor servicio y una mayor respuesta de atención a los derechohabientes, pero se cuenta únicamente con la mitad de esa cantidad.

 

La delegada del ISSSTE mencionó que los requerimientos de infraestructura hospitalaria fueron hechos del conocimiento del gobierno federal y mientras se recibe una respuesta, se sigue atendiendo en tiempo y forma a los usuarios de clínicas en el estado.

 

“En Quintana Roo tenemos un total de 185 mil derechohabientes y un promedio de tres mil eventos quirúrgicos al año, damos más de 300 mil consultas anuales entre medicina familiar y medicina de especialidad y, de estos, 67 por ciento se concentra en Chetumal”, indicó.

 

González Zihel mencionó que la cantidad de quejas ha disminuido en un 80 por ciento, desde hace 10 meses cuando asumió su actual gestión.