Redoblan en EU presión en frontera sur

52

El cierre de la frontera podría tener consecuencias negativas no sólo en los migrantes que piden asilo, sino también para el comercio.

REFORMA / STAFF

WASHINGTON.- La Casa Blanca echó más leña al fuego al señalar que la amenaza de Donald Trump de cerrar la frontera de Estados Unidos con México va completamente en serio.

El jefe de Gabinete interino, Mick Mulvaney, afirmó ayer para la cadena ABC que solamente un hecho dramático podría apartar al Presidente de cumplir con su advertencia para frenar la llegada de migrantes al país, según The New York Times.

“Los demócratas no nos creyeron cuando dijimos que lo que estaba sucediendo en la frontera era una crisis, una crisis humanitaria, una crisis de seguridad”, dijo Mulvaney. Asimismo, consideró que Guatemala, Honduras y El Salvador –el llamado Triángulo Norte– podrían tomar más medidas para rebajar el número de indocumentados en la frontera, después de que Trump afirmara el sábado que planea cortar los fondos de ayuda para estos países.

“Nos enfrentamos a esas limitaciones, el Presidente hará todo lo que pueda. Si eso significa cerrar los puntos de entrada, eso es exactamente lo que haremos”, advirtió. Por su parte, la asesora Kellyanne Conway insistió para Fox News en que la amenaza no es un engaño. “Hay que tomar al Presidente en serio”, aseveró.

El cierre de la frontera podría tener consecuencias negativas no sólo en los migrantes que piden asilo, sino también para el comercio. México es el tercer socio comercial de Estados Unidos y sólo en el puerto de la ciudad de Calexico, California, cruzan diariamente unos mil camiones, según datos de los departamentos de Transporte y de Comercio.

No obstante, la ejecución de esta orden debería ser notificada al Congreso y a los sindicatos que representan a los agentes de la Patrulla Fronteriza, agregó. La intención de Trump de cortar los fondos a los países del Triángulo choca con la postura de su antecesor, Barack Obama, quien ante el aumento de la llegada de centroamericanos, decidió aumentar la ayuda en lugar de recortarla, lo que frenó la migración.