Batean opciones de Brexit

60
A float with a caricature of British Prime Minister Theresa as Pinocchio stands outside the Houses of Parliament during pro-EU protest on 01 April, 2019 in London, England. Today, MPs hold a second round of indicative votes on alternative Brexit plans following a government defeat in the Commons last week as parliamentarians rejected Theresa May's EU Withdrawal Agreement for the third time. (Photo by WIktor Szymanowicz/NurPhoto via Getty Images)

Persiste bloqueo en Parlamento de GB a 10 días de salida del eurogrupo.

REFORMA / STAFF

LONDRES.- El Parlamento británico comprobó, por segunda vez, que es mucho más fácil derrotar el plan del Brexit de Theresa May que encontrar una alternativa.

El bloqueo político volvió a parecer estar lejos de llegar a su fin después de que la Cámara de los Comunes rechazara ayer las cuatro propuestas que acercaban a Reino Unido a una salida suave de la Unión Europea.

La primera propuesta, impulsada por un grupo de conservadores moderados liderado por el diputado Nick Boles, fue calificada como “Common Market 2.0” y proponía que el país se incorporara, junto a Noruega, Liechtenstein e Islandia, a la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA).

El punto fuerte de la medida haría referencia a la necesidad que tendría el país de permanecer dentro de la unión aduanera, con la consiguiente aplicación de la llamada salvaguarda irlandesa para evitar una frontera dura entre Irlanda e Irlanda del Norte, durante el tiempo que durara la negociación de una relación comercial definitiva entre Londres y Bruselas.

Sin embargo, este plan fue rechazado por 282 votos en contra y 261 a favor, informó El País. Mientras, la moción presentada por el miembro del Partido Conservador Kenneth Clarke estuvo a punto de salir adelante.

No iba tan lejos como el modelo noruego, y sólo proponía que el Reino Unido continuara en la unión aduanera. Su texto obtuvo más consenso del previsto, pero su escasa definición no permitió que la Cámara avanzara sobre terreno firme.

La división política volvió a ser evidente en la votación sobre la posibilidad de un segundo referendo confirmatorio de aquello que acabe decidiendo Westminster, que estuvo cerca de la victoria aunque no logró el respaldo necesario para salir adelante.

El único punto en el que los diputados parecieron temer una opinión en común fue la medida para revocar el Artículo 50 del Tratado de Lisboa en caso de una salida abrupta, que fue rechazada por una mayoría de 292 votos en contra y 191 a favor.

“La única opción es encontrar una fórmula que permita a Reino Unido salir con un acuerdo. El Gobierno sigue creyendo que el mejor rumbo es hacerlo lo antes posible”, apuntó el Ministro del Brexit, Stephen Barclay.

A pesar de que las votaciones de ayer fueron legalmente vinculantes, los resultados mostraron la dificultad de llegar a una resolución que reemplace al que llegó la Primera Ministra con la UE. No obstante, para May, fue una gran día.

La derrota de un Brexit suave calmará los ánimos de motín de los euroescépticos, muchos dentro de su propio Gobierno. Y visto el resultado de las votaciones, su plan, aunque rechazado tres veces por el Parlamento, sigue sumando más apoyos que cualquier otra opción.

Ahora, sus opciones se reducen a dos: o pedir una prórroga más larga, de hasta un año, a la UE para volver a buscar con calma una solución; o dejar que transcurran los plazos y encaminar al país, el próximo 12 de abril, a un Brexit salvaje.