NIDO DE VÍBORAS.

70

 

 

POR: ALBERTO CHUC

PORQUE HIERBA mala nunca muere, el PES ataca de nuevo. Así es, el partido político que, según su líder nacional Hugo Flores Cervantes, no puede dejar en la orfandad a los miles y miles de gentes que creyeron en ellos, pese a que sus votos todos juntos no sumaron el mínimo necesario para no desaparecer, toma su segundo aire.

 

AL MENOS en el estado, donde el Ieqroo avaló darle chance de participar en la elección de junio, pero con la condición de ir como partido local y con otro nombre, por lo que oficialmente ya no será PES, sino Encuentro Social Quintana Roo, diferente empaque pero mismo contenido.

 

DE TAL manera, su presidente seguirá siendo Gregorio Sánchez Martínez, apoyado en la Secretaría General por Rubén Darío Rodríguez García, que no hay por qué cambiar el organigrama, tan sólo la razón social.

 

NO SE puede decir que PES haya resucitado porque en realidad nunca murió; si acaso, estuvo un ratito en coma profundo, en lo que se hacían múltiples esfuerzos por reanimarlo, particularmente por parte de sus socios azules y amarillos, quienes incluso colocaron en sus listas de aspirantes a candidatos a diputado al pastor Sánchez.

 

EL DESENLACE se veía venir y nadie debe sentirse sorprendido, que en este negocio siglas van y vienen, pero las caras son las mismas.

 

***

DE ACUERDO con un reporte de la Conabio, Quintana Roo es una de las 12 entidades que tiene sus ecosistemas naturales en buen estado de conservación.

 

LA DISTINCIÓN es motivo de orgullo, pero también debe serlo de cierta preocupación, ya que una mirada cercana revela que los recursos naturales del estado se encuentran bajo muchísima presión, tanto por causas ambientales como el sargazo como por otras más peligrosas como la actividad humana.

 

Y POR si fuera poco, en planes hay varios proyectos que pondrán todavía mayor riesgo sobre la zona, como el tren maya, que social y comercialmente suena muy bien, pero que trae aparejado consigo una avalancha de obras directas e indirectas que incidirán en los territorios por donde pase.

 

EL TREN tiene muchas bondades y tenemos la ventaja de que su realización no es tan inmediata, lo que da tiempo para hacerlo bien. El tren (y otros proyectos como la escalera náutica) debe ser un motor de bienestar y no una calamidad.

 

***

YA QUE estamos en este tema, una nube asoma en el horizonte.

SU COLOR será previsiblemente gris para los prestadores de servicios náuticos en el norte del estado, ya que la Semarnat adelantó que prepara una regulación que limite a un barco la observación del tiburón ballena, cuya temporada de avistamiento está a pocas semanas de iniciar.

 

LA LIMITANTE, que busca reducir el impacto de los invasores humanos sobre los pacíficos gigantes, no caerá nada bien entre quienes esperan con ansia la temporada y que exigen año con año cada vez más permisos.

 

SE HABLARÁ de afectaciones económicas y de familias sin sustento, de desempleo y de embarcaciones piratas; en suma, habrá oposición fundamentada en motivos económicos, pero no hay que olvidar que sin tiburones ballena no hay negocio. Así de simple.